Opinión

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

Nací en el 73, por aquellas fechas, España suspiraba y ardía tal cual mecha que empezaba su fuego a extender para un nuevo camino emprender. Franco en su última etapa y una nueva sociedad dibujaba a trazos su futuro mapa. 

Nací en el 73, por aquellas fechas, España suspiraba y ardía tal cual mecha que empezaba su fuego a extender para un nuevo camino emprender. Franco en su última etapa y una nueva sociedad dibujaba a trazos su futuro mapa. 
Mi generación no  votó la Constitución, no tenemos recuerdo de ninguna rebelión pero nuestros mayores iniciaron la gran revolución. Darse unas  leyes y normas para vivir en democracia sin necesidad de plataformas ni contrarreformas.
Hubo en ese momento políticos de nivel que  se dejaron la piel y  supieron ponerse de acuerdo por y para nuestro bien. Se transitó de un régimen dictatorial a una democracia real y en ese trayecto y andadura no cayeron en desagravios, sandeces ni locuras pues hubo un objetivo sin más: la libertad, vivir en paz cambiando esa  sociedad que antes se había matado, enfrentado y los sentimientos aniquilado.
Carrillo,  Fraga, Suárez, Torcuato y también Juan Carlos. 
Juan Carlos, sí, el rey  para algunos hoy "sin mérito", a los que les preocupa su figura sin haberse puesto nunca en su armadura y para  quienes su objetivo es hacia él , el acoso y derribo, ahora que habita entre sus últimos suspiros y es que para según qué cosas, los españoles somos muy desagradecidos.
Yo no soy monárquica, en sí me parece en estos tiempos institución arcaica pero mientras la tengamos a ella nos brindamos y por ende respetamos. Si ello así no fuera,  implicaría que sólo lo que uno vote, 
sólo lo que con uno se sienta representado, 
sólo con lo que se comparta ideas, 
fuera a lo que sólo te debieras, 
sin respetar  lo que decida la mayoría, que hasta el momento sin ser perfecto, es la suma  que nos hace, no ser abyectos.   
Es la falacia de un sistema llamado democracia.
Pues ahora como ciudadana exijo también un cierto nivel a la hora de demandar a quien te representa para que no se caiga ni en el enfrentamiento ni en  la afrenta, pues sería sandez que teniendo más allanado que nunca el camino para mejor ser, volvamos  a no hablarnos con el vecino, a no respetar cómo  cuándo y por qué  decides tu camino,  a hacer barricadas o soflamas fascistas, a volver a mirar si eres amigo o enemigo, en una lista.
Es por ello que a la nueva generación política le conmino a volver a tener aquel nivel que hizo de España un país que vale la pena recorrer y aprendan que a la política de vísceras e insulto, yo, al menos, no le rindo culto.

Comentarios