Opinión

El carnaval de mi tierra

Me gusta valorar las cosas siempre a toro pasado, por si algo se ha escapado o valoro antes de que ocurra. Pero el Carnaval de mi tierra tiene fecha de caducidad (hablo del concurso, el carnaval de la calle está ahí, aunque este año haya dado un bajoncillo a mi entender).

Me gusta valorar las cosas siempre a toro pasado, por si algo se ha escapado o valoro antes de que ocurra. Pero el Carnaval de mi tierra tiene fecha de caducidad (hablo del concurso, el carnaval de la calle está ahí, aunque este año haya dado un bajoncillo a mi entender).

El nivel de concurso como nivel, no me gusta valorarlo, quizás porque lo he vivido desde dentro y sé que no es fácil sacar una agrupación para adelante, y aunque ensayes todos los días no llegas a un cierto nivel, pero sales e intentas mejorar año tras año. Aunque si opinara diría que si alguien cree que lo puede hacer mejor, que salga de las barras de los bares, de su Facebook o de su columna de algún periódico y monte algo. El público, el carnaval y los aficionados agradecerán que crezca el número de agrupaciones.

Hablando de número de agrupaciones, que parece que algunos no tienen memoria, les recuerdo que en nuestra ciudad hemos tenido rachas, no hemos tenido un número fijo, hemos podido ver de salir doce o quince agrupaciones un año, a salir tres o dos. Es decir, va por rachas. Y de esta racha de tan pocas agrupaciones parece que se está saliendo (este año por ejemplo se ha duplicado de tres a seis agrupaciones de Ceuta con respecto al año anterior). ¿Qué echa para atrás? Las peleas y las tonterías. Los premios son la vida para algunos, y se nota, pero ya no solo los del concurso, son también los de la calle. Concursos de pasodobles, popurrí o presentación son tan jugosos o más que el propio concurso. Lo ven como competición y no lo ven como otro sitio para actuar y sacar letras que no se hayan podido cantar en el teatro o dar a conocer a gente que quiere escuchar carnaval. No, se ven como una competición y si alguna agrupación me ha superado, me mosqueo y ya no voy más a los concursos, porque el jurado es fulanito o menganito que tiene afinidad con esa agrupación.

Entonces viene la queja, si esa tan famosa de las agrupaciones de que no hay sitio para cantar, que el carnaval de la calle está muerto, pero claro, a los concursos no voy porque siempre se lo llevan los mismos, y a los festivales no voy porque voy a lucrar a una agrupación… Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Hay calle o no? Si calle si hay, lo que no hay es unión.

Por eso no hay unión en el Carnaval, por los premios, las envidias y el dinero. Todos nos queremos lucrar y el que diga que sale para pasarlo bien miente. Este año parecía que las agrupaciones habían llegado fuertes a las reuniones de Fiestas, pero solo ha sido papel mojado. Volvemos a cometer los mismos errores… ¿Qué ocurre? Que volveremos a tener escasez de grupos el año que viene, algunos por cansancio, otros quemados de tantas tonterías, por lo que volveremos a empezar. Nuestro carnaval se reinventa cada año, con la dificultad que conlleva no poder planificar una fiesta.

Hablamos de planificación, por decir algo, porque el carnaval de Ceuta (sigo en agrupaciones) dura un MES. Lo pongo en mayúscula porque es espectacular. Para seis agrupaciones hay un mes entero. ¿Estamos locos? Por fechas los dúos y tríos fueron el día 16 de enero; el fin de semana del 30 de enero, ensayos generales; día 1 de febrero Mejilloná; día 6 de febrero, concurso; y la semana del 8 de febrero al 14 de febrero, actuaciones por todos los sitios contratados. Sin contar que este año no se celebrará la Rosaleda, que era el fin de semana del 20 de febrero. Pero, ¿nadie se da cuenta de eso? Tiene fácil solución. Quitamos los ensayos generales (en Cádiz se hace), se deja el primer fin de semana Mejilloná y Dúos y Tríos; jueves, concurso; viernes, carnaval de calle y fiesta infantil; sábado, carrozas y domingo, entierro de la Caballa y Dominguito, y el Carnaval de los jartibles o carnaval chiquito (Pepe Romero y Rosaleda) pero algo opcional, es decir, no hace falta más días.

 

 

Los días de concurso también entran a debate. Casi todos los grupos demandan dos días pero, claro, para seis agrupaciones de Ceuta, es algo, por así decirlo, inútil. Quizás abrir las puertas al Campo de Gibraltar, y dejando una fianza para la inscripción ya que como este año dos chirigotas se echaron para atrás (tampoco 300 € como en Cádiz pero sí una cantidad simbólica para que las agrupaciones tanto de aquí como de fuera tenga un mínimo de compromiso).

Ahora que se menciona la palabra compromiso, las autoridades locales también tienen su tirón de orejas. Hace unos años era normal ver a Juan Vivas y el viceconsejero de Fiestas presidir el COAC, hasta que empezó nuestro señor alcalde a recibir críticas. Entonces solo iba el de Fiestas. Pero es que este año el viceconsejero solo estuvo en dos agrupaciones, es decir una hora de COAC… Que para gastar asiento o una entrada no lo veo justo.

Las entradas, otro tema candente. El año pasado, quizás fuera por las pocas agrupaciones de Ceuta, o por motivos que fueran, sí hubo muchos asientos libres. Este año no ha sido así, y se ha visto al menos hasta la última agrupación, el patio de butacas casi lleno, quitando algunos huecos, y el Gallinero casi también, por lo que parece que el “catetismo” de escuchar a tu agrupación y marcharse ha pasado a la historia. El problema vino por la venta de entradas por internet, lo que para mí sí ha sido un avance, el único pero sería el servidor, pero vamos en Cádiz con todo su golpe para preliminares estuvo caído tres cuartos de hora, por lo que espero que esto se arregle en un futuro.

¿Qué futuro hay? No hace falta darle muchas vueltas a la pregunta, yo contesto: ninguno. ¿Qué niños o niñas quieren cantar en una agrupación? ¿Quién sabe tocar la guitarra? ¿Y la caja? ¿Y el bombo? Nadie. Se abrió una escuela de carnaval, en la que Juan Antonio Sánchez Baglietto se vio más solo que la una, y tuvo que cerrarla. Hay muchas ideas por parte de algunos, pero no hay movimiento.

Movimiento, eso es lo que hace falta a este carnaval, crear algo que englobe a todo, que organice, dirija, ayude, etc. Y se pongan ciertas ideas de funcionamiento. Un patronato, una fundación o una asociación del carnaval, da igual el nombre, simplemente trabajar todos a una, y solo “pelearnos” en el concurso. Porque no hemos hablado de tres años sin pregonero, dos años con una voz en off y una presentadora, que, bueno, no ha dado la talla, y muchas cosas más.

Muchas cosas tienen solución y no esperar a que pase mucho más, simplemente no esperar, ahora estamos en caliente. Más adelante será demasiado tarde.

Demasiado tarde, espero nunca decir eso, o él ya lo advertimos… No soy ni el que más sabe de carnaval ni llevo la verdad absoluta, pero sí doy opiniones para mejorar.

Comentarios