NO CONSIGUIERON BAJAR A BELIONES

La Policía española y marroquí frustra el intento de entrada de unos 300 migrantes por Benzú

A medianoche, las fuerzas y cuerpos de seguridad de ambos países se desplegaba para evitar la entrada de un numeroso grupo detectado por las cámaras térmicas.

El grupo no ha conseguido bajar del monte / C.A.
El grupo no ha conseguido bajar del monte / C.A.

Esta noche, alrededor de las 12, un grupo de unos 300 migrantes ha visto frustrada su intención de saltar la valla por Benzú. Según fuentes de la Guardia Civil, los subsaharianos no han llegado ni siquiera a llegar a Beliones ante la presencia policial tanto de la Gendarmería marroquí como de la Benemérita. Fueron las cámaras térmicas quienes pusieron en alerta a las fuerzas y cuerpos de seguridad en esta zona del perímetro fronterizo. En las últimas semanas mucho se ha especulado, y han sido muchos los rumores, que apuntaban a saltos masivos dado el gran número de migrantes que espera en los montes de Marruecos una oportunidad para entrar en Ceuta.

A principios de mes, otro grupo de unos 300 migrantes intentó entrar en la ciudad rompiendo la valla que separa Marruecos de España. El modus operandi pretendía romper la valla por la zona de Sidi Ibrahim pero el intento se ha visto frustrado.

Desde el pasado 20 de febrero no se produce ninguna entrada masiva de migrantes en la ciudad. En aquel mes en menos de tres días consiguieron acceder a la ciudad 850 migrantes en dos saltos. De hecho en las últimas semanas los continuos rumores de intentos de salto y la presencia de estos migrantes a través de las cámaras térmicas de la Guardia Civil merodeando por la zona mantenían en alerta a la benemérita.

Esta ausencia de entradas mantiene al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) bajo mínimos. Actualmente, acoge a menos de 600 migrantes, rozando su capacidad máxima establecida en 512 personas. Hacía años que las instalaciones no se encontraban con un número tan reducido de residentes. Estos datos históricos han provocado que se paralicen las salidas a la Península.