Sábado. 19.08.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

Sobre las becas de Primaria y de necesidades especiales

El presidente de la Fampa, Mustafa Mohamed, en una rueda de prensa (C.A./ARCHIVO)
El presidente de la Fampa, Mustafa Mohamed, en una rueda de prensa (C.A./ARCHIVO)

Las Federaciones de AMPA de Ceuta y Melilla piden al Ministerio de Educación que convoque las becas de apoyo educativo de Primaria para el nuevo curso y para alumnado con Necesidades Especiales. Hasta la fecha, solamente se han convocado las de comedor y transporte, que además han visto reducido el plazo de presentación y las cuantías. 

Sobre las becas de Primaria y de necesidades especiales

Las Federaciones de AMPA de Ceuta y Melilla piden al Ministerio de Educación que convoque las becas de apoyo educativo de Primaria para el nuevo curso y para alumnado con Necesidades Especiales. Hasta la fecha, solamente se han convocado las de comedor y transporte, que además han visto reducido el plazo de presentación y las cuantías. 

A pesar de encontrarnos en pleno agosto, las asociaciones de familias de alumnado de Ceuta y Melilla no han parado de trabajar, debido a la problemática educativa que se padece en ambas ciudades autónomas y la mala organización del Ministerio de Educación. En esta ocasión, las dos FAMPA remitirán un escrito al Ministerio de Educación y a las Direcciones Provinciales del MECD para que convoquen cuanto antes la habitual ayuda para la adquisición de libros de texto y material didáctico e informático. El año pasado ya se publicó la misma en BOE en el mes de julio por un importe de 105 euros por estudiante, para poder ayudar mínimamente con los gastos que suponen todos los inicios de curso. En el presente año, todavía se está a la espera de esta necesaria ayuda y cabe recordar que el año pasado se previeron 12.140 ayudas (casi 1.275.000 euros, cantidad insuficiente) por parte del MECD. Sin embargo, las dos entidades recuerdan que en cumplimiento del artículo 27 de la Constitución Española, que define la gratuidad de la enseñanza básica, las becas son un derecho, y no un premio, y la gratuidad de la enseñanza pública obligatoria debe estar garantizada por la Administración. El sistema de becas tal como está planteado no garantiza la gratuidad y vulnera la igualdad de oportunidades generando desigualdades: debería concederse una beca suficiente a todo el alumnado que cumpla los requisitos, sin cupos que dejen a nadie fuera. Este aspectos es especialmente grave en ciudades tan desiguales como Ceuta y Melilla. 

Desde ambas Federaciones, por otro lado, no entienden el retraso en su convocatoria, la cual debió ver la luz -como así se solicitó a diferentes responsables del Ministerio- en mayo o junio para su cumplimentación en julio. Debido al reiterado retraso, todos los cursos académicos las familias deben esperar meses para obtener las ayudas o hacer uso del comedor escolar, llegando con el curso ya mediado, cuando se conceden. 

Otro de los problemas que las dos entidades ponen de manifiesto es el acortamiento de los plazos de presentación de la beca de comedor y transporte, que al menos sí se ha publicado ya en BOE. En concreto, las familias disponen este curso de casi 3 semanas menos (finalizando el 3 de septiembre, domingo), circunscribiéndose además a un mes materialmente no hábil para la administración y la ciudadanía, como es agosto, la presentación de solicitudes. La circunstancia se agrava enormemente por estar los centros educativos cerrados y no facilitarse la habitual labor de asesoría y ayuda por parte de las Asociaciones de Madres y Padres de los centros, además de los equipos directivos y el profesorado que en ocasiones, también prestan desinteresadamente su ayuda. Este apoyo es especialmente importante para el perfil medio de la familia solicitante de ayuda, con bajo nivel socioeducativo y de alfabetización TIC, ya que la solicitud se realiza por internet. En las Federaciones de AMPA no se entiende cómo el Ministerio de Educación pretende desconocer el bajo nivel de penetración de internet y equipamiento informático que existe en la mayor parte de estos hogares, como muestran cada año los informes del Instituto Nacional de Estadística. 

El curso anterior, se dispuso de una pequeña ayuda en las ciudades hermanas por parte de los denominados “Planes de Empleo” para ayudar a las familias en su solicitud, algo que tampoco se ha facilitado este año por la Administración debido a las fechas que han dispuesto. Es necesario en este punto destacar que de acuerdo a lo establecido en el artículo 12.2 y 13.b) de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, las Direcciones Provinciales de Educación, como cualquier ente público, están obligadas a asistir a la ciudadanía en el uso de los medios electrónicos de comunicación, especialmente, en la presentación de solicitudes, como es el caso. Así, padres y madres tienen el derecho a ser asistidos en el uso de medios electrónicos en sus relaciones con las Administraciones Públicas. Por ello, la FAMPA de Ceuta y la de Melilla quieren hacer ver al Ministerio el grave perjuicio que va a ocasionar a miles de escolares en su solicitud de acceso al transporte y/o servicio de comedor durante el curso escolar, preguntándose si es objetivo del Ministerio dejarlos sin comer o sin el necesario transporte al dificultad la petición de una beca al efecto. 

En vez de mejorar el sistema a partir de las aportaciones que las familias realizaron el curso anterior, se ha ido notablemente hacia atrás. Esto es así porque si lo que se pretendiera es resolver cuanto antes las becas, lo que debería hacer la administración educativa es convocarlas antes, no recortar los días que las familias tienen para poder presentar la solicitud. O bien recortar los plazos que el Ministerio se concede para resolverlos, habida cuenta de la menor incidencia este año de las Secretarías de los colegios en el proceso. Cabe también mencionar que un importante número de melillenses y ceutíes que podrían pedir la ayuda, celebran en las fechas finales del plazo dado por el Ministerio el “Aid El Kebir”, su Pascua Grande, por lo que se dificulta aún más el proceso. Nuestras familias se informan fundamentalmente en los centros educativos o a través de las AMPA, que nos hemos tenido que enterar por la prensa de una parte de la información por no recibir información de las Direcciones Provinciales incomprensiblemente. 

Lo apropiado sería, como ya se indicó a la Administración en el curso pasado, que se iniciara la convocatoria en el plazo de la matriculación del alumnado, a mediados de junio, aproximadamente, asegurando que en esa fecha todo solicitante en el período ordinario y desde el inicio del período extraordinario (aproximadamente al iniciarse julio), hasta el inicio de la matriculación, tuviera asignado un puesto escolar, extendiendo el período hasta los primeros días de septiembre, para el alumnado, que por traslado, solicite plaza escolar en fecha posterior. Es preciso volver a recordar que en Melilla el Director Provincial, Sr. Calzado, anunció en mayo de este año que “trabajaría para echar una mano a los padres que precisen ordenador con internet y ofrecería las salas de informática de diferentes centros educativos”. Sin embargo, la realidad es que más allá de incumplir su intención y su responsabilidad, ni siquiera se ha posibilitado que los propios padres y madres puedan ayudar al resto de familias. Hacemos con ello énfasis en que por culpa de la pésima planificación de construcción de centros educativos en los últimos años, y de la no aplicación del calendario oficial y protocolos aprobados, desde hace dos meses al menos hay familias que no saben dónde se va a escolarizar a sus hijos e hijas, especialmente en cursos superiores al inicio en 3 años, donde se ha puesto más interés, ante lo precario de la situación. Con este problema organizativo, es imposible que se pueda dar un servicio de calidad, tampoco en becas, acorde con el siglo XXI.

Otro problema muy grave es el del alumnado con Necesidades Educativas Especiales, ya que la convocatoria especifica que deben tener en su expediente tal circunstancia. Sin embargo, existen numerosos niños y niñas que están en espera de evaluación por parte del personal de Orientación de los centros por desarrollo sobrevenido. Tales profesionales tienen saturación de trabajo por las ratios ilegales en los colegios y ahora no podrán aprovechar ni el mes de septiembre, como el año pasado, para poder solicitarlo. O para el alumnado de nueva escolarización que no cuenta con Dictamen, de primer año o posterior llegado a cualquiera de las dos ciudades este verano, por lo que su derecho se verá menoscabado por esta inconsciente decisión del Ministerio de Educación. Al iniciarse la actividad en los centros educativos el día 4 de septiembre, todo este alumnado en caso de estar ya adscrito a un centro, no puede solicitar la beca. 

En el caso concreto de la ayuda de transporte adaptado, en Ceuta se ha recortado más de 32.000 euros las ayudas, cuando en Melilla apenas se ha incrementado en 12.000 pero bajando el número de beneficiarios en 15 estudiantes. En el caso del alumnado con NEE que no necesita transporte adaptado, la reducción en Melilla es mayor, ya que se han eliminado más de 400 posibles plazas y se ha recortado nuevamente el presupuesto, en más de 90.000 euros. 

Además, para este alumnado que necesita en mayor medida de apoyo educativo, todavía no se han convocado tampoco las ayudas habituales para recibir la asistencia de especialistas por las tardes, de cara a compensar su situación escolar de partida por las clases masificadas y otros problemas, intentando con ello asegurar cierta igualdad de oportunidades. Por todo ello, desde la Federaciones de Asociaciones de Madres y Padres de Ceuta y de Melilla van a pedir a la Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades y ambas Direcciones Provinciales del MECD, tres cuestiones esenciales: 

- Que se inicie un proceso sistemático y operativo de reuniones con la representación de las familias en las dos ciudades autónomas. Es un paso provisional en lo que se crean sendos Consejos Escolares en Ceuta y Melilla, como ejecutivo órgano de participación de la comunidad escolar en ambos territorios, como viene reclamando claramente el Consejo Escolar del Estado desde hace años. Con ello, se podría intentar evitar este tipo de perjuicios sobrevenidos a la educación de nuestras niñas y niños, el incremento subsiguiente de burocracia en los centros y administración con los recursos a tales decisiones y la carga sobre las familias, etc. La falta de información y comunicación por parte de las Direcciones Provinciales del Ministerio a las familias solamente está ocasionando el empeoramiento del sistema educativo. 

- Que se convoquen cuanto antes las becas que quedan pendientes, que se otorguen a todos quienes tengan derecho y que no se recorte más presupuesto en este tipo de ayudas, como ha sido el caso de las presentes. 

- Que se incremente el plazo de solicitud de becas para las familias, permitiendo la aplicación de los apoyos necesarios en su cumplimentación en los centros educativos y no restringir a un mes esencialmente vacacional en nuestro país, la petición de unas ayudas tan relevantes para las economías familiares. Esto permitiría además ajustarse a los mandatos normativos en cuanto a la asistencia a la ciudadanía en materia del uso de medios electrónicos, proveyendo de personal de apoyo

 

 

Sobre las becas de Primaria y de necesidades especiales