Comunicados

Conoce todos los usos del cardamomo en la cocina

cardamomo
photo_cameracardamomo

 

En las artes culinarias se conoce al cardamomo como una especia procedente de las semillas de varias plantas de la familia del jengibre.

 

Es una de las especias más antiguas del mundo, y se origina en los bosques occidentales del sur de la India, donde crece en su estado silvestre. Hoy en día también crece en Sri Lanka, Guatemala, Indochina y Tanzania.

Los antiguos egipcios masticaban semillas de cardamomo para limpiar sus dientes; los griegos y los romanos lo usaban como perfume; y los vikingos que lo encontraron hace aproximadamente mil años en Constantinopla, lo introdujeron en Escandinavia, donde se sigue utilizando en muchas recetas hoy en día.

El cardamomo tiene un sabor y aroma complejos, con sutiles toques de cítricos, menta, picante, todo al mismo tiempo, y es muy fragante también. Debido a esto, es ampliamente utilizado en todo tipo de platos.

Hay dos tipos principales de semillas: el cardamomo negro y el cardamomo verde, y las semillas se pueden utilizar para cocinar tanto enteras como molidas.

¿Quieres cultivarlo en tu propia casa? La web plantacardamomo.com te da todos los consejos y directrices que necesitas para poder hacerlo.

Usos del cardamomo en la cocina

Esta especia se usa principalmente en la cocina india y en la cocina de Oriente Medio.

En las recetas indias, se usan las semillas enteras de cardamomo para preparar arroz basmati y varios tipos de currys. También se pueden aplastar y freír antes de agregarlas junto con otros ingredientes principales a la sartén, o machacadas con otras especias, según sea necesario.

El cardamomo a menudo se incluye en platos y bebidas dulces de la India. En parte, debido a su alto precio, se ve como una especia festiva, para ocasiones especiales.

En las recetas de Oriente Medio, se suele optar por el cardamomo molido para preparar ciertos postres.

Se presenta en currys, esencial en los pilaf (platos de arroz) para darles carácter.

Otros usos son en encurtidos, especialmente arenques en escabeche; en sidras y vinos especiados; ocasionalmente con carne, aves y mariscos. También da sabor a los flanes y algunos licores rusos.

Curiosamente, uno de los países que más cardamomo consume es Suecia, donde esta especia se emplea para condimentar desde productos horneados, hasta hamburguesas y otras carnes.

Su manifestación occidental más común es en las galletas holandesas Windmill, en tartas y pasteles de estilo escandinavo, y en la bebida Akvavit.  

Hornear con cardamomo

Al igual que los suecos (y otros escandinavos, como los finlandeses y los noruegos), puedes utilizar cardamomo en tus recetas de postres horneados, como la tarta de manzana.

Frecuentemente, el cardamomo se suele combinar con otras especias, como la canela y el clavo de olor, especias comunes en las tartas de manzana, pasteles de calabaza y panes de plátano (a menudo en combinación con la nuez moscada).

Por lo tanto, es muy fácil integrar el cardamomo en cualquiera de los postres habituales del otoño e invierno, ya sean pasteles especiados, budines, guisos y tartas de pera o manzana.

¿Por qué no pruebas a añadir una pizca de cardamomo a tu cobertura streusel antes de ponerlo sobre tus muffins y bizcochos de café?

Cardamomo en las bebidas

Y no te olvides de añadirlo a las bebidas: todo, desde Glühwein (vino caliente) a sidra caliente especiada, hasta el ponche de huevo se enriquecerá con un toque inesperado de cardamomo.

También puedes agregar cardamomo al café y al té para un toque fragante y festivo.

Para añadirlo al café, simplemente tienes que moler 3 o 4 semillas de cardamomo entero junto con los granos de café, y filtrarlo por el agua caliente como siempre. En algunos países se muele toda la vaina, pero utilizar solo las semillas está bien.

¿Cómo utilizarlo?

A menos que se especifique lo contrario, siempre compra cardamomo verde, ya que tiene un sabor complejo que complementa platos dulces y salados. Evita el cardamomo negro que tiene un sabor menos dinámico.

Si vas a utilizar cardamomo en una receta, lo ideal es que uses las semillas enteras. Si compras el cardamomo molido (es decir, polvo de cardamomo) en la sección de especias del supermercado, no será tan sabroso, ya que los aceites esenciales de la semilla del cardamomo perderán su sabor muy rápido después de que se muelan.

La mejor opción es tostar las vainas de cardamomo en una sartén durante unos minutos, sin aceite ni nada. Deja que enfríen unos minutos, y luego quita las semillas de las vainas. Muele las semillas con un mortero y una maja para obtener mejores resultados, o también puedes utilizar un molinillo de especias motorizado (como un molinillo de café).

Solo ten cuidado de no usar demasiada cantidad. Si no estás siguiendo una receta, comienza con una semilla, y agrega más hasta que estés satisfecho con el sabor.

Y si estás utilizando otras especias de sabor fuerte, ten especial cuidado de no añadirlo en exceso. Es fácil abrumar un plato con cardamomo.

Comentarios