Cultura

DÍA MUNDIAL DE LA LENGUA MATERNA

Un rico patrimonio que preservar

día mundial de la lengua materna
photo_camera día mundial de la lengua materna

El Día Mundial de la Lengua Materna se celebra cada 21 de febrero como una jornada consagrada por la Unesco a la promoción del multilingüismo y la diversidad cultural. Ceuta goza de un rico patrimonio lingüístico, con el español y el dariya como las dos grandes lenguas de comunicación y el hebreo y el sindi, en calidad de lenguas tradicionales minoritarias. Un rico acervo que proteger. 

Un estudio dirigido por la profesora María Isabel Lázaro constataba hace dos años la condición de lengua del hogar que el dariya tiene para un gran número de ceutíes. El árabe local es para el 40,5% de los habitantes de la ciudad la lengua empleada para expresarse en casa.

El dariya, sin embargo, no ha obtenido el reconocimiento oficial que merecería su extendido uso ni ha logrado penetrar en las aulas. El dariya, que por su naturaleza de idioma sin escritura ha arrostrado siempre el estigma del desprestigio y la postergación, es, como todas las lenguas animadas por una comunidad, un código vivo.

 El menosprecio infligido al árabe ceutí ha llegado a encontrar cobijo en los círculos del poder. Hace apenas tres años, el por entonces delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, aseguraba que el dariya no podía acogerse tan siquiera a la condición de idioma. La experiencia cotidiana demuestra, sin embargo, lo contrario.

Existe una sólida corriente de opinión, apoyada por los académicos, que apunta a la necesidad de normalizar la lengua de los árabes ceutíes mediante el timbre que le concedería su empleo en los colegios. Así lo propusieron hace ya cinco años los profesores del grupo de expertos de los campus ceutí y melillense de la Universidad de Granada.  La introducción del dariya ceutí y el tamazight melillense en las escuelas garantizaría, entre otros beneficios, la estimación de estas lenguas como un patrimonio cultural común para las poblaciones de ambas ciudades autónomas.

Según las encuestas contenidas en el estudio publicado por la profesora Lázaro, los dariyófonos apenas saber leer y escribir en árabe literal estándar. La preeminencia del español resulta indiscutible en Ceuta, donde el 98,3% de sus habitantes lo habla y el 92,6% lo escribe. Sólo un 0,3% de los hispanohablantes no musulmanes asegura poder expresarse en dariya.

El abanico de las lenguas en Ceuta se completa con el hebreo y el sindi, una variedad del hindi. La profesora Lázaro explica que ambas lenguas, pese a su tradición local, no son códigos de comunicación en la ciudad, excepción hecha del sindi en reducidos círculos familiares. La autora del estudio concluye que en estos dos casos y en el del árabe hablado en la ciudad, en tanto que “lenguas de tradición, liturgia y cultura”, debería tomarse en consideración la conveniencia de dispensarles la protección de las administraciones, una obligación derivada de su condición de patrimonio cultural y lingüístico y de las directrices establecidas en este ámbito por la Unión Europea.

Comentarios