¿De qué hablamos?

¿De qué Hablamos?, con Ramesh Chandiramani, presidente de la Comunidad Hindú de Ceuta

"Hay políticos en Ceuta que usan las culturas para su beneficio electoral; la diversidad es un lujo"

Ramesh
photo_camera Ramesh Chandiramani, presidente de la Comunidad Hindú de Ceuta (C.A.)

Discrepa del pensamiento de Vox sobre que un pueblo es su realidad histórica y no social: "Hoy en día el mundo entero es una aldea. El ser humano es libre y hay que respetarlo". 

El empresario y representante de la Comunidad Hindú recibe a Ceuta Actualidad en el templo en la calle Echegaray, inaugurado en 2007 y considerado un monumento cultural. Ramesh Chandiramani tiene esta responsabilidad desde inicios del siglo XXI. Cumplimos con las normas para entrar y comenzamos la charla. 

Hace años nuestro invitado dijo que la convivencia de Ceuta era exportable, pero ¿podemos decirlo todavía hoy?: "Sí, yo creo que es exportable, se está -de hecho- exportando- y esta convivencia que tenemos es un lujo y un privilegio que nunca debemos perder". 

Sin embargo, hay políticos que no creen en la diversidad cultural: "Yo creo que el político se debe dedicar a lo que es la política para generar en la ciudadanía seguridad y ánimo en su trabajo. Para que tengamos todos en el fondo un bienestar. La religión es una cosa diferente. Se debe hacer en el templo y en cada casa en particular. La religión la tenemos nosotros en nuestro interior que es nuestra alma". Añade que "Es muy bonito que todas las religiones compartamos las culturas, gastronomía, riqueza... manifestando  que todos somos iguales y que todos tenemos nuestros derechos en cuanto a cultura, religión o lengua". 

Ramesh Chandiramani explica que  "más que la religión, hay políticos que están utilizando lo que es la cultura y la forma de ser de cada ciudadano para beneficiarse electoralmente, pero creo que el pueblo es sabio en general y no va a hacer caso a este tipo de manifestaciones". Discrepa que lo que llegó a afirmar Vox Ceuta cuando señaló que a un pueblo hay que verlo por su realidad histórica y no social: "Yo discrepo rotundamente. Hoy en día el mundo entero es una aldea; hay personas cristianas viviendo en La India, China y Japón. El mundo está mucho más unido que nunca a través de los medios de comunicación y también que puedes viajar a países exóticos, con lo cual también llevas cultura a esos países". 

Opina que el político debe cuidar sus manifestaciones porque algunas no las tiene que hacer. "El ser humano es libre y hay que respetarlo". "Tenemos que estar unidos dentro de la diversidad. Así podemos progresar e influir en que se hagan leyes para proteger esa convivencia". Piensa que las tradiciones y costumbres hay que "mantenerlas y disfrutarlas con los demás". 

El presidente de la Comunidad Hindú asegura que las palabras que diga un señor sobre que los musulmanes son quintacolumnistas o traidores, "creo que se equivoca rotundamente, no sólo hay que decirlo sino que tiene que demostrarlo". Para Ramesh será la justicia quien tenga la última palabra si se demuestra, pero "decirlo sin pruebas, sin conocimiento y en una institución como es el Ayuntamiento, pienso que no es justo". 

"No te puedes imaginar la cantidad de amigos que tengo dentro de la comunidad musulmana, cristiana y de la hebrea. Es increíble la cantidad de veces que conectamos. Cuando hablamos, hablamos de unirnos, de hacer cosas en conjunto. Nosotros nos hermanados con la Comunidad Musulmana hace 10 años. También con la Hermandad Virgen del Rocío de Ceuta, tenemos a la Patrona en nuestro templo, que la consideramos nuestra también, la Virgen de África. Diariamente hacemos la oración con ella. Eso es la convivencia, el respeto".  

Chandiramani dice que otra cosa es cuando en el Ayuntamiento se escuchan otro tipo de declaraciones sobre la religión que son "inaceptables". "Hablen de cómo crear riqueza en la Ciudad, den seguridad para que las empresas vengan a Ceuta y creen riqueza". Añade que los políticos tienen que hacer fácil la vida a los ciudadanos: cómo podemos mejorar en educación, sanidad, economía y que la vida sea digna y que esté encarrilada. "Ese es el diálogo que falta en la institución". 

Le preguntamos si alguna vez como hindú español se ha considerado más español que un musulmán español. Ramesh responde: "No. Lo he visto como un igual. Hemos tenido infinidad de reuniones con ellos en los Polígonos del Tarajal para mejorar la situación entonces, y siempre hemos tenido un respeto mutuo". "Yo no me he considerado nunca un ser superior al de otra cultura". También asevera que "no tengo miedo a que alguien intenta quebrar la convivencia aunque todos sabemos que es fácil coger una cerilla y un litro de gasolina e incendiar un bosque. Desde aquí digo a las personas de bien que piensen y que exijan a los políticos lo vital para el ser humano". 

Como comerciante, Ramesh también ha dado en la siguiente entrevista un avance de lo que es Foro Siglo XXI, de reciente creación, y su opinión sobre el sufrimiento de la empresa y de las pymes, haciendo hincapié en el cierre de la frontera de Marruecos. Subraya que "Ceuta no se ha quedado parada". "Estas crisis dan la oportunidad de dar un giro de 180 grados para mejorar nuestro futuro. La frontera se debe modernizar y abrirse". Concluye que la frontera ha de ser comercial y cumplir con los requisitos legales. 

 

 

 

Comentarios