¿De qué hablamos?

¿De qué hablamos? charla con el diputado no adscrito que se marchó de Vox, Chema Rodríguez

"Con un discurso duro y marrullero Vox puede ganar votos, pero a nivel humano eso puede ser catastrófico"

“Muchas de las noticias que han salido de hombres de negro que ni sabías que pertenecían al partido y que aparecían de pronto ahí; si hablas con candidatos que también se han ido en Andalucía o con cargos políticos que se han marchado, te comentarán lo mismo, que hay un partido en paralelo”. 

Quedamos en la Biblioteca "Adolfo Suárez" con José María Rodríguez Ruiz (Chema), licenciado en Geografía e Historia y profesor de Educación Secundaria y Bachillerato en el Instituto Camoens, así como diputado no adscrito en la Asamblea. Queremos que nos hable de su experiencia en Vox, donde estuvo, y de su experiencia política. No le vemos especialmente resentido tras desvincularse oficialmente de la formación de Abascal a principios de 2020, antes de la pandemia. Habla de Vox como un partido de bandos y sin democracia interna. 

PREGUNTA. ¿Dime una razón, si la hay, por la que volverías a ser de Vox?

RESPUESTA.  ¿Volver? Bueno, bueno. Ya sería difícil. Los enfrentamientos que tuvimos a nivel local en el partido y el descontento con la organización nacional harían muy difícil volver. Yo creo que estas cosas ocurren en muchos partidos. Vox es un partido muy centralizado donde todo el poder reside en Madrid. A veces ni siquiera los candidatos ni muchos otros acabamos de entender cómo se funcionaba. Había cierta opacidad. Ya no es que uno lo quiera intentar sino que te volviesen a admitir. 

P. ¿Echas de menos Vox por alguna idea o pensamiento que defendiste con ellos?

R. Yo echaría de menos al Vox inicial. Al Vox de la crisis económica, la crisis bancaria, el Vox que reivindicaba mayor transparencia en la vida pública, en la política y la reducción de un Estado quizá demasiado pesado tanto político como administrativo, así como una liberalización económica y social. En el Vox inicial había una liberalismo casi a veces de un anarquismo de derechas y una apelación de nuevo al pueblo y a la democracia. Todas estas cosas son muy fáciles decirlas y luego muy difícil llevarlas a cabo. 

P. ¿Te echaron o te fuiste?

R. De alguna manera nosotros ya habíamos salido de la gestora, la segunda. Hubo una primera en el 2014 que la llevó Merche y una segunda (2016) que salió casi entera. En navidades ya salimos la mayoría de la antigua gestora. 

P. ¿Qué me dices de los famosos audios, los has escuchado, supongo?

R. Muchos no los he querido ya ni escuchar. Ha llegado un momento que he intentado desconectar un poco. 

P. La prensa los llama "audios que se le atribuyen a Vox", ¿tú cómo los llamarías? ¿Hay alguna duda sobre si son de quienes casi todos creemos?

R. Cuando se monta un partido pequeño se recurre mucho a los whatsapps y se convierte en un disparate. Whatsapps con afiliados, simpatizantes y a veces la gente dice inconveniencias y hay que cerrar un grupo porque la gente empieza a opinar. Aunque la opinión es libre, al opinar implicas a una organización. Se abrieron y cerraron un montón de grupos de whatsapps. Que lo que ha salido esté manipulado, retocado, sería difícil saberlo; lo que sí es cierto, y es verdad que incluso algún compañero tuyo de la prensa, de los más críticos con Vox desde el principio, hablando con ellos decían que son conversaciones de café y que sin son reales cien por cien son hirientes, desproporcionadas, irrespetuosas. Pero... nos miramos y decíamos que esto es como si sacan un chat de cualquier chaladura del partido de fútbol, de cualquier afición a la calle. Sería grotesco a veces.

P. ¿Me quieres decir que son quienes son, pero que puede haber algún audio retocado?

R. Valorar ya... Ni siquiera la Justicia ha querido entrar en la valoración pericial. Todavía ha recursos, pero al nivel que estamos la Justicia no ha entrado en el tema. De alguna manera lo ha seguido considerando privado. Eran muchos audios. Hay grupos que sí son reales, yo ni estuve en ellos, en otros quizás sí.

_________________________________________________________________________________________________________

"La estructura de Vox, incluso a nivel nacional es muy poco clara"

_________________________________________________________________________________________________________

P. Lo que sí parece es que había un principio de autoridad basado en el "ordeno y mando". ¿Es así?

R. La estructura de Vox, incluso a nivel nacional es muy poco clara, No sé si en otros partidos políticos es más clara o menos, más o menos democrática. Es muy poco clara. Es una estructura muy centralizada. En el caso de Málaga en que gana unas primarias un coronel de La Legión que se jubila, pues se va cabreado porque dice "oye, aquí realmente yo no he ganado nada. Siguen mandando otros". De hecho, nosotros llamamos a Madrid porque cuestionamos la gestión que se hacía en Ceuta y Madrid no tenía ni claro lo que tenía que hacer. Vox funciona como una franquicia con todos mis respetos a las marcas comerciales, más que como un partido político democrático. Esto sonará a resentimiento por mi parte. Muchas de las noticias que han salido de hombres de negro que ni sabías que pertenecían al partido y que aparecían de pronto ahí; si hablas con candidatos que también se han ido en Andalucía o con cargo políticos que se han marchado, te comentarán lo mismo. Las impresiones son las mismas, que hay un partido en paralelo. Está el partido de los cargos electos y luego un partido en la sombra que no sabemos a qué responde y mi opinión personal es que tiene un fuerte déficit democrático, y es como una vuelta al pasado. 

P. Dicen que es un partido xenófobo, racista y machista. ¿De eso qué piensas?

R. Quizá en Vox es que también había dos bandos desde el principio, un bando ultraliberal muy individualista que veía la ley de violencia de género como un ataque a las libertades y, luego, otro bando más autoritario que no te voy a decir que fuera machista, pero que era menos fino a nivel ideológico y más popular en la calle. ¿A quién le gusta el discurso de Vox en la calle? Al padre que le han negado la patria potestad de los niños o que piensan que ha pasado por un calabozo injustamente en un fin de semana. Es que sí tú haces esos límites puede ser peligroso. Las disquisiciones ideológicas muy bizantinas no se entienden en la calle. Eso lo entendíamos algunos del partido y a lo mejor estábamos equivocados. Simplemente coquetear con ese tipo de ideas al final te sitúas en el otro lado de la línea. En cuanto al tema racial, cultural, es verdad que la inmigración ilegal era muy chocante a nivel popular, pero eso también hay que matizarlo mucho. Tampoco podrían sufrir los derechos de las personas porque fueran inmigrantes. Yo supongo que en el partido había dos bandos, el que mantenía que los derechos de las personas jamás podían ser tocados y otro bando, a lo mejor más cercano a ideas más populistas europeas que se están llevando desde la crisis. Era una línea muy fina. El problema es que cuanto tú empiezas a hacer política o ideología exclusivamente de estos temas y tu discurso consiste sólo en eso, pues la cosa se complica. Te vas acercando al populismo que puede dar muchos votos y los ha dado, en Ceuta y en la Península. Pero claro, como todo tiene su precio. 

P. El discurso de Vox es duro en los plenos. 

R. Aquí hay varios niveles: el de la táctica política pura y dura, que a veces es bastante marrullera, porque si hay un discurso muy duro y la gente piensa que yo soy el único que tengo valor, quizá te dé una ganancia de votos. A nivel humano, eso puede ser catastrófico, puede quebrar la convivencia o por lo menos molestar a la gente por sus orígenes o por su ideología. Y luego está que juegas con un diputado y un senador. 

_________________________________________________________________________________________________________

"Creo que en parte es una puesta en escena como cuando haces el guion de una película. Y más cuando sales de la "coalición" que había Vox-PP ya no te queda otra opción que decir que tú eres el valiente y los demás son los cobardes y unos convenidos"

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

P. ¿Pero es una puesta en escena o es un sentimiento de los diputados de Vox?

R.  No voy a opinar por ellos, no soy ya compañero. Creo que en parte es una puesta en escena como cuando haces el guion de una película. Y más cuando sales de la "coalición" que había Vox-PP ya no te queda otra opción que decir que tú eres el valiente y los demás son los cobardes y unos convenidos. 

P. ¿Estás de acuerdo con la ilegalización de Vox como propugna la diputada Fatima Hamed (MDyC)?

R. Yo creo que no hay que ilegalizar a nadie mientras no haya algo contra la ley o un acto de violencia o inciten o se preparen para la violencia. Que haya pruebas objetivas. Yo creo que Fatima está en su derecho de decir eso porque está dolida pero que la discusión tiene que ser allí dentro. Ella es buena diputada y las discusiones en política parlamentaria  son dentro de la Asamblea. 

P. ¿Te hablas con ellos, con Redondo y Verdejo, cuando os veis os saludáis?

R. No nos hablamos en absoluto. 

_________________________________________________________________________________________________________

"No sé si el resto de partidos tienen democracia interna, pero Vox seguro que no"

_________________________________________________________________________________________________________

P. Pero no se te ve muy resentido. 

R. Todo el mundo tiene su ambición política. El que te diga que en política no tiene ambición es mentira. Todo el mundo tiene su momento de gloria y yo también seguramente lo querría tener. Yo estuve en 2014 en Vox y fue una época en la que el partido no subió. Ese fracaso no se nos puede achacar a nosotros ni a los que estuvimos en el anterior equipo. Yo nunca pedí nada, ni cargo y a veces hasta los rechacé. No era un partido con cien diputados, donde podía ser ministro y en principio no había mucho que repartir. Nunca estuve detrás de un cargo. Duele que el partido cargue contra ti en ciertas situaciones que los que nos fuimos no habíamos originado, situaciones de opacidad, de falta de democracia, de falta de claridad en las cosas que se hacían. Pues imagínate la cara de tontos que se nos quedó en el partido al ganar el bando que pensábamos que estaba siendo menos democrático y menos fino ideológicamente. 

P. ¿Este partido tiene democracia interna?

R. No. No sé si el resto de partidos tiene democracia interna, pero este partido seguro que no. Hay una especie de gran franquicia. Yo soy el dueño de tal empresa y la vendo a nivel de provincias y cuando me interesa si el tío que la lleva no me gusta, lo echo. Me da los mismo. Y luego hay un partido como en paralelo de gente que no se sabe quién los ha elegido. Hay un déficit democrático bastante evidente. El único que defiende que hay transparencia democrática en el partido es Vox. 

P. ¿Qué piensa Abascal de Ceuta? Hay quien opina que el presidente de la Gestora tiene los días contados. 

R. Sí, pero no lo sé. Nosotros a Abascal lo conocemos de un rato. Es un hombre muy mediático, viene, está un rato en Ceuta, otro en Albacete, supongo que le ocurre a todos los líderes nacionales y luego no lo vuelves a ver. A Ortega Smith lo vimos un poco más. Hay como dos partidos, el de Abascal y Ortega y luego hay un partido en paralelo. 

P. ¿Cuál fue la intención de Vox al asociarse con el PP?

R. Vox, el partido nacional, tiene una condición que era que no se cogieran cargos. Lo de Ruiz fue excepcional porque era la Mesa y no era el gobierno. Ellos insistían mucho en eso. Yo pensaba "pues bien, muy limpio que no se cojan cargos". Luego lo piensas fríamente y dices "yo me tire aquí batallando cuatro años sin salir realmente del banquillo" y después de esos cuatros años ¿qué ocurre conmigo?. Y mientras, haciendo políticas marcadas por Madrid que muchas veces son muy conflictivas y populistas y luego a lo mejor ya no eres más en el partido. 

_________________________________________________________________________________________________________

"Yo creo que había una confrontación muy particular contra el Gobierno de Vivas. No sé por qué se pensó que se le podría derribar fácilmente. Es verdad que Juan Vivas sacó los peores resultados en veinte años, normal también por el desgaste, y en Vox se pensó que a lo mejor se le podría derribar"

_________________________________________________________________________________________________________

P. ¿Intentó Vox arruinar la carrera política de Vivas?

R. Había una confrontación ideológica y derivada a populista por parte de Vox contra un PP más de centro derecha o incluso de centro y tal que ya la llevaba a nivel nacional, pero luego yo creo que había una confrontación muy particular contra el Gobierno de Vivas. No sé por qué se pensó que se le podría derribar fácilmente. Es verdad que Juan Vivas sacó los peores resultados en veinte años, normal también por el desgaste, y en Vox se pensó que a lo mejor se le podría derribar. 

_________________________________________________________________________________________________________

"El voto seguirá fragmentado en 2023 y eso hará difícil un gobierno de un partido único. Si Vox sube será porque la gente sienta la tentación populista. Su discurso sobre el inmigrante, la españolidad y los menores es un discurso muy simple en parte"

_________________________________________________________________________________________________________. 

P. ¿Pero, no ha salido mal parado Vox al final?

R. Parece, yo planteé al principio en el partido que los acuerdos con el PP tenían que ser con luz y taquígrafos y acuerdos de gobierno. De qué te vale entonces la participación si Madrid dice que no se cojan cargos, en que no gobierne la izquierda,  y ¿qué sale de eso?, ¿unas siguientes elecciones en las que Vox subiría?, puede o a lo mejor no. 

P. ¿Qué me dices de esas elecciones de 2023?

R. El voto seguirá fragmentado y eso hará difícil un gobierno de un partido único. Si Vox sube será porque la gente sienta la tentación populista. Su discurso sobre el inmigrante, la españolidad, los menores es un discurso muy simple en parte. 

P. Y esos temas atañen al Gobierno de la Nación no al autonómico. 

R. Seguro, pero en la calle la gente reacciona con políticas populistas de eslóganes. La gente se ilusiona con ellas por desesperación. 

P. ¿Vox tiene ánimo de venganza? Quiere acabar con los medios digitales libres. Es una vuelta atrás en muchas cosas. 

R. Detrás de Vox hay mucha gente distinta, lo que pasa es que los sectores más liberales de Vox, si les queda alguien, van a salir saliendo por patas y disparados del partido. Es verdad que hay mucho revival, pero no sé si realmente en la estructura del partido, que los habrá, hay posfranquistas o nostálgicos, eso es posible. Esto lo explota el partido quizá como un populismo muy a la española. Que el partido se lo crea o no, habría que hablar con Abascal, Ortega o ese partido en paralelo que manda mucho y que no son ellos. Las políticas tan gruesas nunca son buenas porque te meten en callejones sin salida. La política parlamentaria es flexible y se crea para eso, para que la gente no se mate viva en las calles. 

Comentarios