Economía/Empresa

Los empresarios de El Tarajal advierten de que las última reyertas han convertido el recinto en “zona hostil”

Vista del Polígono de El Tarajal y la frontera (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraVista del Polígono de El Tarajal y la frontera (C.A./ARCHIVO)

Los comerciantes remiten una carta al presidente de la Ciudad en la que critican "el cinismo y la falta de empatía" mostrada por las autoridades hacia la decadencia del Polígono.

Los empresarios del polígono de El Tarajal han advertido al presidente de la Ciudad, Juan Vivas, de la situación de degradación que se vive en el recinto comercial desde que a finales del año pasado Marruecos cerrase el paso a las mercancías a través de la frontera. En una carta dirigida a Vivas, los empresarios centran su crítica en las reyertas protagonizadas por algunos de los marroquíes acogidos por la Ciudad en una de las naves del polígono.

“Sr. Presidente no ha tardado en producirse lo que le venimos avisando por activa y por pasiva: se ha logrado convertir a los vilipendiados polígonos en zona hostil – escriben los empresarios- ¿Piensa usted que alguien en su sano juicio va a desplazarse a los mismos para realizar sus compras o cualquier otra gestión? Son los propios malogrados empresarios y tienen miedo de acudir a sus ruinosos negocios”.

En su misiva, el presidente de la Asociación de Comerciantes del Polígono de El Tarajal, Ibrahim Abdel-Lah, censura “el cinismo, la falta de empatía e indiferencia” mostrada por las autoridades ante la decadencia de las instalaciones. Abdel-Lah advierte de que la decisión de establecer en el polígono a los extranjeros atrapados en Ceuta tras el cierre de la frontera no arregla el problema. “No vaya nadie a pensar que con esto el problema está controlado y contenido por haberle endosado el ‘marrón’ a ‘los de las naves’, es extrapolable a cualquier punto de la ciudad sin distinción, y lo estamos viviendo: No hay derecho a que se le lance una carga de profundidad a la ya hundida economía ceutí y se permita convertir una zona comercial en un ‘Bronx’; ¡basta ya!”, concluye la carta.

Comentarios