Economía/Empresa

Entrevista a Manuel Cuéllar

El gerente de la empresa de autobuses sostiene que los beneficios son irrisorios

El gerente de la empresa de Autobuses Hadú Almadraba, Manuel Cuellar / ARCHIVO
photo_cameraEl gerente de la empresa de Autobuses Hadú Almadraba, Manuel Cuellar / ARCHIVO

Pone las cuentas a disposición del Gobierno, a la vez que aporta nuevos números, y habla de perjuicios y distintos raseros.

“Subir la tarifa del autobús no aporta votos, eso es lo que ha pasado”. Es la valoración que ha realizado de la sesión plenaria de este jueves el gerente de la empresa de autobuses Hadú Almadraba, Manuel Cuéllar, después de que el presidente, Juan Vivas, obligara a dejar sobre la mesa la subida del precio de bonobús defendida por su consejero de Gobernación, Jacob Hachuel. En declaraciones a Ceuta Actualidad, Cuellar reconoce los beneficios en torno a 90.000 euros anuales, desvelados por la oposición. Una cuantía que por otra parte tilda de irrisoria.

Sobre con qué argumentos pudo convencer Cuéllar al consejero Jacob Hachuel sobre las necesidades y dificultades de la empresa, y que esta situación no fuera entendida ni por la oposición ni por el mismo presidente, Cuéllar se ha remontado al año 2012. “Ese año realizamos la última subida de tarifa y desde 2015 llevamos pidiendo una actualización y nos lo han ido dejando encima de la mesa, o en el cajón y nunca se ha afrontado”, explica Cuellar lamentando que van pasando los años y ese expediente “va engordando”.

 

Las cuentas claras

Vivas expuso este jueves la necesidad de que haya un informe que sustente el desequilibrio financiero de la empresa y de que la subida podrá corregirlo. Cuéllar ha puesto a disposición del Gobierno las cuentas y al tiempo se ha preguntado si: “¿Es necesario que lleguemos a la quiebra?”.

Con 80.000 euros nadie hace inversiones de 250.000 euros que es lo que vale un autobús

El gerente no ha dudado en defender el carácter privado de la empresa. “Hemos puesto un capital y tenemos que tener unos beneficios”. En este sentido, Cuéllar ha explicado que hace dos años se invirtieron 500.000 euros desde la empresa en la adquisición de dos autobuses nuevos y se ha retrotraído a las declaraciones de la diputada por MDyC, Fátima Hamed, en la sesión plenaria. “Alguna diputada ha dicho algo como que en cinco años hemos tenido 400.000 euros de beneficios. Efectivamente, a una media de 80.000 anuales. Eso es una cantidad irrisoria. Con 80.000 euros nadie hace inversiones de 250.000 euros que es lo que vale un autobús”. Según los cálculos de Cuéllar ahora mismo “el beneficio industrial no llega al 2 por ciento y eso es irrisorio para una empresa que aporta tanto a esta ciudad”.

A este funcionario no se le paga o se le paga muy poco, pero sí se le exige más todos los días

Hamed no ha sido la única diputada de la que se ha acordado Cuéllar. El diputado por Caballas, Juan Luis Aróstegui, afirmó que la empresa recurrió al gabinete jurídico más caro de España para agotar su concesión administrativa. En este sentido, el gerente de Hadú Almadraba ha explicado que “la concesión pone obligaciones a la empresa y también a la corporación autonómica. Una de ellas es garantizarnos un beneficio industrial mínimo”, ha explicado Cuéllar, que ha comparado a su empresa con un empleado de la administración: “Somos una especie de funcionario, lo que pasa es que a este funcionario no se le paga o se le paga muy poco, pero sí se le exige más todos los días”, ha aseverado el gerente.

La subida corresponde a la indemnización por jubilación del anterior director de la empresa

Otros de los comentarios sobre las cuentas de Hadú Almadraba, lanzados por los diputados de la oposición, también han sido recogidos por Cuéllar. Sobre el reparto de 100.000 euros en dividendos, el gerente alega que “son reservas, no dividendos. Fue hace más de un año y la empresa se descapitalizó porque los socios también necesitan de vez en cuando un incentivo y se decidió hacerlo. También han dicho que se ha subido la dieta y se subió nada más que una vez en 25 años. Y sobre que el director se subió en 2015 la retribución… La subida corresponde a la indemnización por jubilación del anterior director de la empresa, el actual gana un 20 por ciento menos”, ha explicado el actual gerente sobre los números que fueron protagonistas en la sesión plenaria de este jueves.

 

Sobre perjuicios y distintos raseros

Cuéllar ha querido subrayar los perjuicios económicos “y también emocionales de los trabajadores”, por los continuos colapsos en las líneas de la Frontera y demás zonas afectadas por su colapso.  “Esa es la principal acometida que nosotros queremos que se haga”.

Los gastos sin ayudas son otros de los perjuicios citados por Cuéllar. “Nosotros no podemos mejorar los servicios si no tenemos beneficios, si no tenemos una ayuda”. En este punto, Cuéllar habla de distintos raseros respecto a los trabajadores del taxi. “Si no tenemos unos ingresos adecuados no podemos atender a los trabajadores, la seguridad del viajero, al gasoil y no tenemos ninguna ayuda como tienen los taxis”. La subida en la tarifa del taxi es entendida por Cuéllar “porque tienen problemas en la frontera, porque sube el gasoil, igual que nosotros, ¿Por qué se mide con distintas varas?”, se pregunta el gerente que, puesto a comparar, hace referencia a la ayuda que por parte de Procesa reciben los taxistas para renovar la flota, “nosotros no tenemos esa ayuda”, lamenta.

Un 0,76 por ciento de los beneficios anuales supondría la subida tarifaria

Tras lo acontecido en la sesión plenaria Cuéllar dice no esperar ya ninguna “medida compensatoria” porque “la subida era por lo sucedido en la frontera y el descenso de viajeros que estamos teniendo por ese motivo y es obligación de la Ciudad Autónoma que el servicio tenga fluidez en la circulación, y eso no se cumple desde hace tres años. No sé qué esperar. No esperamos nada”, resume Cuéllar al tiempo que ha cifrado en “un 0,76 por ciento de los ingresos totales anuales” lo que supondría la subida tarifaria que no ha salido delante de 0,65 a 0,68 en el precio del bonobús. “Eso no es nada”, comenta el gerente. Por otra parte, Cuéllar entiende que las compensaciones no deberían salir en su totalidad del bolsillo del ciudadano. “Esa subida era callarnos un poco la boca, poco más, se pueden dar muchos más tipos de ayudas. Se puede hacer mucho si se quiere ayudar, si no se quiere ayudar no se hace nada”, sentencia el gerente de Autobuses Hadú Almadraba.

Comentarios