Economía/Empresa

La Asamblea sanciona la rebaja al 5% del IPSI sobre el textil y el calzado

Un momento del pleno de la Asamblea celebrado hoy (CEDIDA)
photo_cameraUn momento del pleno de la Asamblea celebrado hoy (CEDIDA)

El Gobierno plantea la reducción de la presión fiscal sobre los productos del textil y el calzado como una manera de aliviar la situación del comercio local.

El pleno de la Asamblea ha dado hoy luz verde a una reducción del Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación (IPSI) al textil y al calzado que quedará finalmente fijado en el 5% (hasta ahora los tipos impositivos eran del 10% y el 7%, respectivamente). La propuesta planteada por el Gobierno municipal ha sido respaldada con los votos de PP, PSOE y Vox.

El expediente incluye también otra modificación de la ordenanza reguladora del IPSI que supone la eliminación del 5% de la devolución de la cuota satisfecha del impuesto en el contexto de devoluciones por exportación realizadas por empresarios acogidos al Régimen Especial de Depósito.

El Gobierno plantea la reducción de la presión fiscal sobre los productos del textil y el calzado como una manera de aliviar la situación del comercio local, asediado por las consecuencias de la clausura de la frontera a las mercancías y los efectos de la crisis sanitaria.

Este recorte fiscal tendrá una repercusión de 1,5 millones de euros en el Presupuesto de la Ciudad del próximo año, según ha detallado la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani.

 

Antecedentes

La rebaja del IPSI para el textil y el calzado sancionada por la Asamblea ya fue prometida por los gobiernos de Vivas sin que, finalmente, llegara nunca a ejecutarse. Ya en 2015, el Gobierno municipal del PP proponía un plan de promoción del comercio local que contemplaba bajadas del impuesto para los productos del calzado y el textil.

La propuesta preveía entonces la creación de un catálogo de productos que tributarían solo un 0,5% con el propósito de ejercer de reclamo o “gancho” para atraer visitantes a la ciudad. Dicho catálogo habría de incluir productos tecnológicos, cosméticos y relojería, a los que no descartaba sumar posteriormente artículos de joyería.

La crisis generada por el cierre de la frontera al tráfico de mercancía y por la paralización económica derivada de la emergencia sanitaria ha servido de acicate al Gobierno para sacar adelante reformas que, en coyunturas anteriores, prefirió soslayar. Acuciado por la declinante deriva de la economía y por la presión de los empresarios, los gestores municipales parecen ahora más dispuestos que nunca a revisar su política fiscal.

 

Modificaciones recientes

Ya el pasado febrero, en la víspera del inicio de la crisis sanitaria, el pleno de la Asamblea aprobaba la reducción al 4% del tipo del IPSI para las actividades profesionales, artísticas y empresariales. En abril de 2019, la Cámara municipal  había dado el visto bueno a una bajada del impuesto sobre estas actividades del 9 al 6%.

Posteriormente, en junio, la Asamblea aprobaba con carácter definitivo la modificación de la ordenanza reguladora del impuesto que permite que el pago del IPSI a las importaciones se abone cuando la mercancía haya sido efectivamente vendida. Esta modificación fiscal fue sancionada inicialmente por la Cámara en el transcurso de un pleno celebrado el 11 de abril, en pleno confinamiento.

Comentarios