Economía/Empresa

REBAJA DEL IPSI

Las medidas fiscales del plan de competitividad comercial no podrán entrar en vigor hasta después del 24-M

TIENDA
photo_camera Establecimiento comercial en el centro de la ciudad/ ANTONIO SEMPERE

El Gobierno reconoce que las reducciones de los tipos del IPSI contempladas en el proyecto deben contar con la autorización del pleno de la Asamblea. 

El plan de competitividad comercial anunciado por el Gobierno local no podrá poner en práctica sus medidas fiscales antes del final de la presente legislatura. Las actuaciones dirigidas a la reducción del Impuesto sobre la Producción, las Importaciones y los Servicios (IPSI) deberán ser aprobadas por el pleno de la Asamblea, que no será convocado de nuevo hasta que éste quede configurado con la composición que surja de las elecciones del próximo 24 de mayo.

Las iniciativas fiscales propuestas por el Gobierno de la Ciudad pasan, entre otras, por la aplicación de una bajada del IPSI hasta el 0,5% para determinados productos y una reducción paralela de tipos con carácter general para otros bienes importados. El fin de esta política impositiva es abaratar los precios de determinados productos que sirvan como reclamo para atraer a la ciudad a compradores procedentes de la península y Marruecos.

El portavoz del Gobierno, Emilio Carreira, ha cifrado esta mañana en 7,5 millones de euros el impacto que sobre la recaudación del IPSI tendría la puesta en marcha de esta medidas. Esta cantidad, sin embargo, será asumida por el Estado en atención al acuerdo por el cual los déficits recaudatorios de la Ciudad son compensados con fondos allegados por la Administración central.

“Cheque-compra”

El “cheque-compra”, una de las propuestas más llamativas del denominado plan de competitividad comercial, podría, sin embargo, ser una realidad antes de la celebración de las próximas elecciones. Carreira ha explicado que el convenio que será preceptivo suscribir con las navieras del Estrecho para su entrada en funcioanmiento se encuentra en una fase avanzada de elaboración. “Una vez precisado su objeto, las navieras están estudiando los detalles del convenio, lo mismo que, por nuestra parte, están haciendo los técnicos de la sociedad municipal Procesa”, ha detallado el portavoz.

El “cheque-compra” se ha concebido como un documento que, entregado con la adquisición del pasaje de barco, permitirá a quienes visiten la ciudad beneficiarse de descuentos en sus compras por un valor equivalente al 50 por ciento del precio del billete. El Gobierno cuantifica el valor de este “cheque-compra” en 22 euros, 18 de los cuales serán asumidos por las navieras que accedan a participar en esta iniciativa. El resto correrá a cargo de la Ciudad y las organizaciones empresariales a partes iguales.

Comentarios