Economía/Empresa

TRAS MESES DE NEGOCIACIONES

Urbaser se hace con el 50% del accionariado de Trace

trace camion recogida basuras (11)
photo_camera Trace y Urbaser trabajarán al 50% / ARCHIVO

Una ciudad que llegó a lucir la Escoba de Oro no ha sido capaz de mantener esa imagen con el cambio de contrato en el servicio de limpieza viaria, recogida de residuos y contenedores, lo que ha motivado la entrada de Urbaser, vieja conocida en la ciudad, en el accionariado de Trace.

Desde hace meses se hablaba de la intención de Urbaser de hacerse con el servicio de limpieza viaria, recogida de residuos y contenedores tras las críticas de ciduadanos y Gobierno sobre el estado de suciedad de Ceuta. Una ciudad que llegó a lucir la Escoba de Oro y no ha sido capaz de mantener esa imagen con el cambio de contrato. De esta forma, Urbaser, vieja conocida en la ciudad, entra en el accionariado de Trace tras el acuerdo alcanzado y en el que según ha podido saber Ceuta Actualidad, el consejero de Medio Ambiente, Emilio Carreira, ha tenido mucho que ver.  Con la entrada de Urbaser al 50% en esta UTE, que explota la concesión del servicio por 16,9 millones al año, supone la salida de Hermanos Lirola S.L.

En septiembre el propio Carreira mostraba su confianza en que “en breve” Urbaser entrara a formar parte del accionariado de Trace. Carreira reconocía hace unos meses los contactos que su departamento mantenía con directivos de Urbaser y revelaba el interés de la empresa por incorporarse a la UTE que conformaban ACC y Hermanos Lirola S.L. Estas negociaciones han venido motivadas por las continuas críticas sobre la suciedad de la ciudad, algo que en todo momento la empresa achacaba a la reducción del contrato.

 

Los tiempos han cambiado

La animosidad del Gobierno de la Ciudad hacia Trace contrasta con la defensa de la concesionaria que sostenían hace apenas unos meses los miembros del equipo del presidente Juan Vivas. Una sintonía que a comienzos de año se plasmó en la ampliación del precio del contrato en 1,3 millones de euros. De nuevo, la oposición hizo evidente sus suspicacias y apuntó a que la nueva cantidad que se concedía a la empresa respondía a un pacto previo que, a la larga, desnaturalizaba el concurso celebrado en 2013.

Ya por entonces, las quejas ciudadanas por la deficiente calidad del servicio eran notorias. Al tiempo, los problemas con la justicia en los que se había visto envuelta la empresa Hermanos Lirola S.L. generaban un ambiente enrarecido en torno al socio que representaba el 50 por ciento de la UTE de la limpieza.

Así las cosas, el Gobierno encomendó el papel de dinamitador de la relación entre la Ciudad y Trace a su portavoz, Jacob Hachuel. En una rueda de prensa ofrecida el 28 de agosto, Hachuel manifestó públicamente el descontento del Gobierno con el servicio prestado por la UTE. Parecía el anuncio del principio del fin.

En todo este conflicto, los trabajadores se han mantenido siempre alineados con la empresa. Pese a los conflictos laborales que han jalonado la relación entre Trace y su plantilla en los últimos tiempos, el comité de empresa no ha dejado de señalar al Gobierno como el principal responsable de la situación que atraviesa la limpieza en la ciudad.

El presidente del comité de empresa, Francisco Mur, ha acusado al Gobierno de responsabilizar a la sociedad de unos incumplimientos que, según estima, sólo son imputables a los propios responsables municipales. Una dotación económica inferior a la de la anterior concesionaria y un ataque a la independencia en la gestión de la dirección de la UTE son los principales argumentos de la representación de los trabajadores.

Pero, ¿cuáles son las tesis de la empresa? La dirección de Trace ha mantenido hasta la fecha un escrupuloso silencio. Aunque maneja sus propios argumentos para desactivar las acusaciones del Gobierno.

Trace sostiene que no es posible hacer una comparación entre la gestión de Urbaser y la actual si no se tienen en cuenta los diferentes presupuestos que se manejaban en cada caso. La dirección de la UTE recuerda que el canon sin IPSI correspondiente al 2013, con Trace al frente del servicio, ascendía a 13.813.671,66 euros, es decir, 5 millones menos de lo que percibía Urbaser en 2012. Esta diferencia, sin embargo, se estrecharía hasta unos 3.600.000 euros con la modificación del canon de casi 1,4 millones hecha efectiva  principios de año.

La UTE también se queja de que muchos servicios que la opinión pública puede percibir como prestaciones que caen bajo su responsabilidad, en realidad, no les competen. Trace ofrece una relación de ellos: limpieza y recogida de residuos en vaguada, muladares, vertederos, escombreras o terrenos baldíos; recogida de residuos industriales y domésticos peligrosos; retirada de vehículos abandonados; y resto de podas, entre otros.

Comentarios