Frontera

Marruecos deja de reconocer la frontera que ahora llama "puerta"

foto frontera
photo_camera foto frontera

Rabat ha ordenado que las comisarias situadas a las puertas de las ciudades autónomas cambien de nombren y eliminen el término "frontera" para omitir que están entrando en España

 

Marruecos sigue tensando el hilo que impide recuperar la buena salud de las relaciones bilaterales con España. Y, a pesar de que a este lado de la frontera, ya sea desde Madrid o en Delegación del Gobierno se esfuercen en matizar que se avanza en la senda de la distensión, desde el lado alauita han vuelto a pegarle otra vuelta de tuerca a ese tira y afloja. Fue este pasado lunes por la noche y la única intención de Marruecos es la de retirar su reivindicación sobre Ceuta y Melilla.

Abdellatif Hammouchi, el director de la Seguridad Nacional, remitió una nota a las comisarías de policía marroquíes instaladas en las fronteras terrestres de las ciudades autónomas para ordenarles suprimir la palabra “frontera” de su denominación. Tras la instrucción del máximo jefe policial marroquí, las comisarías se llamarán 'Bab Ceuta' y 'Bab Melilla' -bab puerta en árabe- pero omitiendo que están situadas en la divisoria con España.

La prensa marroquí ha interpretado al unísono que, con esta orden, Rabat quiere recordar a Madrid que no reconoce esa frontera porque considera que esas ciudades son marroquíes, aunque estén “ocupadas” por España. La medida no tendrá, por ahora, ningún efecto práctico. Ambas fronteras están cerradas desde hace más de 22 meses, en teoría solo por razones sanitarias.

Un gesto más

La eliminación de la palabra “frontera” en el nombre de las comisarías es un gesto más de acoso a Ceuta y Melilla que las autoridades marroquíes llevan años tratando de asfixiar. En agosto de 2018 suprimieron de un plumazo la aduana comercial de Melilla, sin suscitar ninguna protesta de España; prohibieron después a sus funcionarios viajar a esas ciudades españolas, aunque estuviesen en tránsito a Andalucía; en octubre de 2019 vetaron el contrabando con Ceuta. Además, Rabat no reconoce aguas territoriales.

Esta decisión de Hammouchi confirma la nula receptividad de las autoridades de Marruecos a la mano tendida que les ofreció la semana pasada el rey Felipe VI. Sin embargo,el jefe del Gobierno marroquí, Aziz Akhnouch, ya respondió al monarca español en una entrevista en televisión el miércoles pasado, deslizando que mientras España no modifique su postura respecto al Sáhara Occidental no se normalizaría la relación bilateral. Puso como ejemplo a Alemania, que sí ha introducido un matiz.

Comentarios