Frontera

Crisis fronteriza

Marruecos afirma que la asfixia económica la sufre su país al permitir el contrabando

descarga
photo_camera El director general de Aduanas marroquí

El responsable de Aduanas afirma que hay "contactos" regularmente con autoridades españolas, sin especificar en qué sentido ni con quiénes

 

 

Marruecos no había dado explicaciones hasta el momento sobre lo que está sucediendo en la frontera y ha sido el director general de Aduanas, Nabyl Lakhdar, el primero en hablar para el portal digital marroquí de noticias ‘Telquel.ma’.

El responsable aduanero se aparta como buenamente puede de la polémica y evita añadir más leña al fuego en la entrevista, refiriéndose a que el paso fronterizo "no reúne la infraestructura necesaria para controlar las operaciones comerciales", negando la mayor, es decir que Marruecos intenta asfixiar económicamente a Ceuta y Melilla.  

Ahora, después de décadas de porteo se afirma que "la frontera es un paso de viajeros y que no fue pensada para uso comercial no regulado". De alguna manera, el funcionario marroquí se opone frontalmente al contrabando que ha permitido el país vecino y del que han subsistido muchas familias de la región con el denominado "comercio atípico".

Que Marruecos quiera ahora terminar con esta actividad "ilícita" y de la manera que lo ha hecho, sin dar explicaciones a la Delegación del Gobierno, es lo que ha sembrado sospechas de todo tipo. A eso se suma las medidas adoptadas con relación al paso de otras mercancías hacia este lado, como el pescado que ya no llega a Ceuta, al menos por la misma vía que antes. 

El director general de Aduanas dice en el portal marroquí que hay "contactos" con España para la búsqueda de soluciones, aunque no especifica. Simplemente afirma que ha reuniones "regulares con autoridades españolas de tipo técnico para mejorar la situación". Nadie se ha pronunciado al respecto en nuestro país. Insiste en que "estrategía" por parte de Marruecos, no hay. 

Sin embargo, el responsable aduanero reconoce que es el contrabando desde Ceuta y Melilla "el que asfixia nuestra economía y tenemos que impedir que cantidades de mercancías entren en Marruecos sin el pago de tasas y un respeto a las normas, sobre todo las sanitarias para los productos alimentarios". De revertir la situación sería respetando las reglas, añade el mandatario del país vecino.   

Comentarios