Frontera

Otro noviembre sin frontera: seguirá cerrada a cal y canto

Imagen de la frontera de El Tarajal tomada este viernes (C.A.)
photo_camera El cierre continúa hasta, al menos, el 30 de noviembre. (ARCHIVO)

Aunque Interior no ha renovado la prórroga que vence mañana relativa al cierre de la frontera, sí que ha vuelto a dejar a Marruecos fuera de la lista de los países con viajes permitidos

Noviembre no será el mes de la reapertura de la frontera que suma uno más con el cerrojo y ya son 20. Después de que representantes de las instituciones del Estado de Ceuta hasta Melilla – desde delegados del Gobierno como Sabrina Moh, hasta asesores de esta administración, como es el caso en Ceuta de Pablo Núñez-, hayan intentado calmar las aguas en los últimos días, apuntando que esa deseada apertura está cerca, pero no iba a ser inminente. El BOE lo confirmaba este sábado con la publicación de una orden del Ministerio del Interior que recoge los países con viajes permitidos desde España y, nuevamente, no aparece Marruecos.

Así, aunque el Ministerio que dirige Marlaska no ha emitido la orden con la que mensualmente prorroga el cierre de las fronteras con el país vecino, se deduce que, al menos, hasta el 30 de noviembre no se permitirán las comunicaciones entre sendos países por razones de orden y salud pública con motivo de la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia del coronavirus. Una coyuntura anunciada también desde el otro lado, pues ayer viernes el reino alauita prorrogaba su estado de emergencia sanitaria precisamente, también, hasta el 30 de noviembre.

Un noviembre en el que se retomarán las obras de esa frontera inteligente que facilitarán la identificación de todos los que la crucen para acabar con el caos que cada día se registraba en el Tarajal. Sin llegar a estar totalmente terminada los trabajadores transfronterizos podrán ser los primeros en cruzar. Después, el resto, pero nada volverá a ser como antes. La delegada del Gobierno ya adelantaba que la pretensión es que solo entren en Ceuta quienes tengan algo que hacer dentro: trabajadores con papeles, turistas con dinero o familiares de caballas.

Y mientras tanto, se acerca el final de un año en el que las esperanzas para muchos se disipan y el principal deseo de cara al próximo será el volver a transitar entre Ceuta y Marruecos. Una inquietud que ha ido in crescendo en la misma medida que este octubre se han disparado los bulos por ver materializada la apertura de las puertas entre dos estados que permanece cerrada a cal y canto casi veinte meses. Familiares a sendos lados, trabajadores transfronterizos atrapados, ciudadanos deseosos de turismo y un comercio local en la UCI agarrándose a esa supuesta inminente reapertura como el único hilo de vida que le queda.

Comentarios