Frontera

Observatorio del Norte de Derechos Humanos (ONDH)

Una oenegé marroquí pide cerrar la frontera de Ceuta tras la muerte de un porteador

Frontera de Ceuta (ARCHIVO)
photo_cameraFrontera de Ceuta (ARCHIVO)

El Observatorio del Norte de Derechos Humanos (ONDH) ha lanzado una campaña en las redes sociales con el "hashtag" (#Cerrad el paso de la muerte) . 

La oenegé marroquí Observatorio del Norte de Derechos Humanos (ONDH) ha lanzado una campaña para solicitar a las autoridades del país magrebí cerrar el paso fronterizo con la ciudad de Ceuta tras la muerte el sábado de un joven porteador de mercancía.

La campaña, lanzada en las redes sociales con el "hashtag" (#Cerrad el paso de la muerte) se explica por el continuo aumento de los casos de muertes de porteadores en el paso fronterizo, explicó a EFE el presidente de ONDH, Mohamed Benaisa, quien precisó que su campaña no ha sido consultada ni coordinada con las autoridades de su país.

Benaisa recordó que los porteadores viven en condiciones muy lamentables: pasan con frecuencia toda la noche al aire libre a la espera de la apertura de la frontera y sufren "todo tipo de violencias morales y físicas".

En su comunicado, el ONDH llamó a las autoridades a encontrar alternativas y soluciones "prácticas y realistas" al contrabando en la frontera con Ceuta.

El último accidente grave de porteadores ocurrió el pasado jueves cuando el joven Yussef Sadraui cayó de una de las laderas del punto fronterizo con Ceuta desde la parte marroquí.

Tras entrar en coma, el joven falleció dos días después en el hospital Sania Rmel en Tetuán.

Según un reciente informe de la Cámara de Representantes del Parlamento marroquí, alrededor de 3.500 mujeres y 200 menores de edad trabajan en un día cualquiera en el pequeño contrabando en el paso fronterizo marroquí con la ciudad española de Ceuta.

Marruecos tiene de algún modo "congelada" su reivindicación histórica sobre Ceuta y Melilla, pero en el vocabulario oficial siempre recuerda que son "ciudades ocupadas".

No obstante, en los últimos años las autoridades marroquíes han llevado a cabo una serie de medidas destinadas a reforzar el control sobre los puestos fronterizos o intentar reducir la "actividad comercial atípica" (como se conoce eufemísticamente al contrabando) en estas fronteras.

Además, una circular del ministerio de Exteriores marroquí prohibió a todos los altos cargos del Estado que posean pasaporte diplomático que viajaran a Ceuta o Melilla, ya sea para una visita a las ciudades o incluso como puntos de tránsito hacia Europa.

Comentarios