La Ciudad

85 años sin el doctor Sánchez-Prado

Momentos del acto de homenaje a la figura del alcalde Sánchez Prado (C.A.)
photo_camera Momentos del acto de homenaje a la figura del alcalde Sánchez Prado (C.A.)

Un sencillo acto junto a la estatua que le recuerda frente al Ayuntamiento ha servido este domingo para conmemorar el 85º aniversario del fusilamiento del alcalde de Ceuta, Antonio López Sánchez-Prado.

sánchez pradosalvadora mateosUn sencillo acto junto a la estatua del alcalde Antonio López Sánchez-Prado que se levanta frente al Ayuntamiento ha servido esta mañana para conmemorar el 85º aniversario del fusilamiento su fusilamiento a manos del ejército franquista. Reverenciado casi como un santo civil desde hace décadas por los ceutíes, Sánchez Prado es tenido como epítome del hombre bondadoso y compasivo por sus obras en favor de los más necesitados.

La ceremonia, que ha constitido en una ofrenda de flores a los pies de la estatua, ha contado con la presencia del consejero y diputado del PP, Carlos Rontomé, en su calidad de presidente accidental de la Ciudad, de la vicepresidenta de la Asamblea, la socialista Cristina Pérez, el parlamentario ceutí por Caballas, Mohamed Alí, y la delegada del Gobierno, Salvadora Mateos. Ni MDyC ni Vox han enviado representación al acto.

El pleno de la Asamblea aprobaba por unanimidad el 22 de agosto de 2016 la celebración cada 5 de septiembre de un acto de tributo y reparación de la memoria del doctor Sánchez-Prado. Hoy, cinco años después, se cumplen 85 años desde que el alcalde más recordado de la historia de Ceuta muriese abatido por las balas de los sediciosos en la playa de El Tarajal.

“No es sólo un homenaje a la figura del alcalde sino también un homenaje a quienes lucharon y a quienes siguen luchando por un país en libertad”, celebró entonces el historiador Francisco Sánchez Montoya, uno de los más destacados investigadores de la vida de Sánchez Prado.

La tarde del 18 de julio de 1936, con los legionarios rebeldes tomando las calles de Ceuta, Sánchez-Prado convocó una sesión plenaria a la que asiste una decena de concejales. Ocho de los participantes en aquella reunión morirían fusilados durante la represión posterior al golpe de estado del general Franco. 

Horas más tarde, el alcalde de Ceuta era detenido. Sometido a consejo de guerra, el 5 de septiembre un pelotón de fusilamiento acabaría con su vida con el mar como testigo.

 

1923-1936

El doctor Sánchez-Prado había desembarcado por primera vez en Ceuta en marzo de 1923. Su propósito era labrarse un porvenir en una ciudad abierta al Protectorado de España en Marruecos, tan distinta de los pueblos sevillanos donde hasta entonces había ejercido su profesión.

Hijo de carpintero, el futuro alcalde de Ceuta había permanecido fiel a sus modestos orígenes. Frecuenta los círculos opositores al dictador Primo de Rivera. No pasarían muchos años hasta que los ceutíes le eligieran como el primer alcalde republicano de la ciudad. Aunque esta su primera etapa al frente del Ayuntamiento apenas se prolongaría un par de meses.

“Su trabajo como médico de la beneficencia le acercó a las capas sociales más humildes”, recuerda el biógrafo del alcalde republicano Francisco Sánchez Montoya.

Durante la República, Sánchez-Prado ocuparía, apenas durante un par de años y hasta noviembre de 1933, un escaño en el Congreso de los Diputados. Su actividad en la Cámara resultaría frenética y beneficiosa para la ciudad. Sin embargo, y con el propósito de recuperar su carrera profesional, abandona la política en primera línea para volver junto a sus pacientes.

Tendría que llegar la victoria del Frente Popular en 1936 para que el doctor volviera de nuevo a ocupar su escaño como alcalde.

Comentarios