La Ciudad

interpuesta por ugt en 2015

Archivada la denuncia por presunta prevaricación y tráfico de influencias contra Justó Ostalé

ostale1 (Custom)
photo_camera Justo Ostalé en primer plano junto a Fernando Pérez Padilla / C.A.

El tribunal argumenta que se denuncia a Ostalé por un nombramiento en el que no intervino ya que el primer contrato con la alergóloga fue anterior a su nombramiento como director-gerente del Hospital.

La denuncia presentada en mayo de 2015 por la Federación de Servicios Públicos de UGT contra el por aquel entonces director gerente del área sanitaria, Justo Ostalé, por un presunto delito de prevaricación y tráfico de influencias por el nombramiento del alergóloga del Hospital Universitario ha sido sobreseída. La denuncia tenía su origen en los contratos interinos suscritos con una alergóloga para una plaza que, según el sindicato, no se encontraba contemplada en la relación de puestos de trabajo del organismo. El sindicato consideraba que, además, concurría un delito de tráfico de influencias, ya que la doctora beneficiada por los contratos era hija del ex jefe de Gabinete de la Delegación del Gobierno en Ceuta, Francisco Verdú.

El tribunal argumenta que se denuncia a Ostalé por un nombramiento en el que no intervino ya que el primer contrato con dicha alergóloga fue anterior a su nombramiento como director-gerente del Hospital. "En definitiva, la denuncia no prospera porque la magistrada no aprecia delito de prevaricación fundamentalmente porque dicha denuncia está sustentada sólo en información obtenida de forma verbal y sin ningún tipo de prueba", explican desde el Ingesa en nota de prensa.

 

La posición del Ingesa

La entidad mantenía por aquel entonces que la alergóloga no gozaba de la condición de interina y precisaba que su relación laboral era de trabajadora eventual cuyo contrato se renueva con periodicidad mensual. “Esta alergóloga, cuando fue contratada, lo fue porque el suyo era el único currículum que había sido entregado ante las instancias competentes de esta administración sanitaria, estando además empadronada en Ceuta y figurando en el antiguo INEM en demanda de empleo”, precisaba el Ingesa en un comunicado hace dos años.

Más allá, el Ingesa argumenta que el único currículo presentado para ocupar la misma plaza pertenecía a un alergólogo sobrino de “un alto cargo del PP”, y que "por tanto, si son los dos únicos currículums presentados y si los dos son de personas relacionadas con altos cargos del PP, difícilmente puede existir la prevaricación y el tráfico de influencias al que alude este sindicato”.

A pesar de estas aclaraciones, la FSP-UGT mantenía el carácter ilegal de la contratación dada la ausencia de la plaza de la relación de puestos de trabajo. El sindicato sugería que, ya que no existía una convocatoria, sino tan sólo “la mera voluntad discrecional del director gerente”, podría existir una intervención directa del progenitor de la contratada. Por ello, los sindicalistas reclamaban una investigación por si los hechos eran constitutivos de delito.

Comentarios