Ceuta gestiona 190 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos

El director general de la Fundación Ecolec ha recalcado “el compromiso de los ceutíes con el reciclaje” 

ecoceuta
photo_camera Instalaciones Eco Ceuta (Archivo)

Fundación Ecolec, organización sin ánimo de lucro que centra su actividad en el reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), ha gestionado en la Ciudad Autónoma de Ceuta la cifra de 190 toneladas de dichos residuos gestionados durante 2022, lo que supone la recogida de 7,74 kilos por habitante.

Para Luis Moreno, director general de Fundación ECOLEC, este dato “pone en valor el compromiso de los ceutíes por el reciclaje de RAEE, el Medio Ambiente y la Economía Circular”.

En este sentido, el director general ha querido recalcar la responsabilidad de los ciudadanos de esta Ciudad Autónoma a la hora de reciclar los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. “En Ceuta, la ciudadanía está muy concienciada”, ha asegurado Luis Moreno. 

A nivel nacional, Fundación ECOLEC ha alcanzado la cifra de 118.377 toneladas de dichos residuos correctamente gestionados en 2022. De esta forma se convierte en el único sistema colectivo de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP) de España en superar las 100.000 toneladas anuales de RAEE correctamente gestionados durante seis ejercicios consecutivos. 

Importancia de reciclar la basura electrónica

Cada año se generan cerca de 50 millones de toneladas de residuos electrónicos en el mundo, siendo el tipo de residuo que más aumenta debido entre otras razones al consumo masivo de aparatos eléctricos y electrónicos, la digitalización y los avances tecnológicos. Según E-Waste Monitor 2020 se estima que en 2050 podrían producirse 100 millones de toneladas de estos residuos, siendo su tasa de reciclaje inferior al 20 por ciento en la actualidad.

“Hay muchas evidencias que demuestra que el reciclaje de nuestros RAEE es esencial. Por ejemplo, un frigorífico mal reciclado emite a la atmósfera gases de efecto invernadero equivalentes a las emisiones de un coche en 15.000 kilómetros”, ha recalcado Luis Moreno. Además, ha querido hacer especial hincapié en que “las consecuencias de no reciclar correctamente nuestros aparatos electrónicos cuando dejan de funcionar se agravan en aquellos puntos del Planeta donde la extracción de materias primas para fabricar estos productos produce graves impactos sociales y medioambientales”.

Todos los dispositivos eléctricos que se usan en el día a día pueden tener una segunda vida si se reciclan correctamente. Cada usuario se convierte en el actor principal de un proceso en el que se puede dar un final apropiado que, por un lado, ofrezca la posibilidad de su reutilización y, por otra parte, ayude a un desmontaje y una descontaminación sostenible, responsable y respetuosa con el Medio Ambiente.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad