La Ciudad

La ocho viviendas vacías se sortearán próximamente entre los jóvenes solicitantes

Ningún inquilino ha entregado las llaves de Serrano Orive tras el requerimiento de la Ciudad

Viviendas sociales de la promoción de Serrano Orive (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraViviendas sociales de la promoción de Serrano Orive (C.A./ARCHIVO)
La Ciudad no descarta acudir a la vía judicial para desalojar a los inquilinos aunque ahora tiene que responder a una reclamación de un despacho de abogados

Este lunes 20 de enero termina el plazo para que los inquilinos de Serrano Orive entregan las llaves de las viviendas sociales que ocupan y abandonen las casas.

A finales de 2019 EMVICESA envió una serie de notificaciones a los residentes en las 45 VPO para que demostraran que cumplían los requisitos si querían continuar viviendo en Serrano Orive. Entre ellos, la edad y los ingresos familiares. Sólo hay dos casos, puede que tres, que mantienen ese derecho.

En ese tiempo, los servicios técnicos de la empresa municipal debían de supervisar las viviendas para comprobar su estado y en el caso de entregarse la llave proceder a devolver las fianzas. 

A día de hoy, pese al anuncio de que el contrato no se va a prorrogar, los inquilinos han hecho caso omiso a la carta y nadie ha devuelto las llaves.

En cambio, la Administración ha recibido un escrito remitido desde un despacho de abogados, que ha presentado una reclamación en nombre de varios arrendatarios.

Desde la Ciudad se va a contestar a esa reclamación atendiendo a las causas jurídicas que se alegan, por lo que se inicia un procedimiento administrativo como posible paso previo a la vía judicial que, entre tanto se resuelve, mantendría a los inquilinos en sus viviendas. La Administración parece estar dispuesta a recibir cuantas propuestas se le notifiquen, pero siempre que no quiebren el acuerdo plenario.

El fin que persigue la Administración si los inquilinos no se marchan es el desalojo, pero antes la Administración se compromete a ver la situación de cada familia. Si ésta no tuviera a donde ir y demuestra que sus condiciones económicas no les permite encontrar otra vivienda en alquiler, serán los Servicios Sociales quienes actúen, dándole con el aval de un informe una solución que puede pasar por el programa de alojamiento alternativo (la Ciudad ayuda a pagar el alquiler de una vivienda). La consejera de Fomento es contundente en estos casos “nadie tiene que pedir auxilio porque esta Administración no va a dejar a nadie en la calle; no vamos a hacerlo antes a las bravas, pero de esas viviendas se tienen que marchar antes o después”.

De momento, solo las ocho viviendas que están vacías se sortearán entre jóvenes por decisión de la Comisión Local de la Vivienda, estando próxima la publicación de la convocatoria. Podrán optar entonces a estas casas aquellas personas menores de 35 años con necesidad de una vivienda y que cumplan con los demás requisitos.     

Comentarios