La Ciudad

Rezo colectivo al inicio de la jornada

La comunidad musulmana comienza su pascua con la Fiesta del Sacrificio

Un rezo colectivo en Loma Margarita ha dado inicio a la Fiesta del Sacrificio. Una jornada en la que se sacrificarán más de 5.000 reses en las 22 carpas dispuestas por la ciudad. Los musulmanes celebran su pascua en familia, con amigos y ayudando a las familias con menos recursos. 

La comunidad musulmana celebra este viernes El Aid el Kebir. Como es habitual la jornada ha comenzado con un rezo colectivo en Loma Margarita. Cientos de musulmanes han recitado unos versículos que sólo se cantan durante las dos fiestas anuales, Ramadán y Pascua, y en los enterramientos. Un momento de recogimiento, oración y peticiones de paz y entendimiento entre los pueblos, que también se han vivido en las 29 mezquitas que han permanecido abiertas, según el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Ceuta, Laarbi Maateis, para facilitar el rezo a quienes no se pudieran desplazar hasta esta explanada.

La receta para la jornada de hoy son las vísceras de animales. Hígados y callos que cocinarán las mujeres, las mismas que se han encargado de limpiar esas mismas zonas de los corderos tras que los hombres degollaran y prepararan las reses para ser despedazadas.

A media mañana, las familias han comenzado a sacrificar las más de 5.000 reses, 4.815 ovinas y 567 caprinas, que han llegado a la ciudad y que se dividirán en tres partes para repartir entre los familiares, los amigos y otras familias sin recursos. Con este gesto los musulmanes ayudan a sus vecinos con menos recursos a poder celebrar una fiesta tan importante.

La ciudad ha dispuesto 22 carpas instaladas por la Ciudad en Príncipe Alfonso, Príncipe Felipe, Miramar Bajo, Pasaje Recreo, barriada La Reina, Ferrocarril, Bermudo Soriano, Sardinero, Villajovita, San José, Benzú y Finca Guillén, o por la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos en Téjar Ingenieros, Al Jalifa ‘Colegio Reina Sofía’, Loma Colmenar, Virgen de la Palma, Agrupación Norte, Avenida Doctora Soraya, Patio Castillo, Cortijo Moreno, Príncipe Felipe y Villa Aurora. A pesar de ellos, muchas familias optan por sacrificar a los animales en sus casas. Las carpas y los patios de las casas han sido una fiesta. Niños, jóvenes y mayores comparten un momento especial y festivo. Todos ayudan y todos participan del primero de tres días festivos para la comunidad musulmana.

Como viene sucediendo en los últimos años, las reses que se sacrifican proceden de la Península. Cebaderos calificados sanitariamente y radicados en Granada, Córdoba, Málaga, Medina del Campo, Murcia y otras localidades extremeñas abastecen las necesidades de los musulmanes ceutíes.

La comunidad musulmana vive esta fiesta por todo alto que, por segundo año consecutivo, ha sido día no lectivo en la ciudad. Hoy es el comienzo de unos días de hermanamiento, solidaridad y celebración con el simbolismo del cordero como centro.

Comentarios