La Ciudad

Los principales afectados por las obras se pronuncian

La cara y la cruz de la Gran Vía

Gran Vía
photo_camera Los trabajos de remodelación en la Gran Vía acaban de comenzar (C.A.)

Los trabajos de remodelación de la Gran Vía y aledaños ya han comenzado. Taxistas, hosteleros, vecinos de la zona y la ciudadanía en general, principales afectados, se pronuncian sobre este proyecto que presenta luces y sombras.

Hace unas semanas se descubría el misterio mejor guardado de los últimos tiempos, la ciudadanía conocía cómo va a quedar la Gran Vía y aledaños tras el proyecto de remodelación que el Gobierno va a llevar a cabo.

Los trabajos ya se han iniciado y la Ciudad sigue insistiendo en que estas obras presupuestadas en 7,8 millones de euros no sólo van destinadas a los vecinos del centro sino a toda Ceuta que pasea por allí casi a diario.

El consejero de Fomento, Néstor García, defiende su interés general y considera que la mejora de este lugar es necesario y que terminará beneficiando al turismo y a la economía de la ciudad.

Sin embargo, el proyecto ha encontrado detractores desde el principio sobre todo por parte de los partidos de la oposición que dicen que es un despilfarro de dinero y que no es el momento para ejecutarlo, defendiendo que existen otras barriadas con más necesidades.

Durante 14 meses los máximos afectados serán los taxistas, los hosteleros de Gran Vía y Jáudenes, los vecinos de la zona y la ciudadanía en general.

Taxis

IMG_4895En tres o cuatro semanas los taxistas tendrán que abandonar la parada de la Gran Vía e instalarse en la calle Independencia. Hace unos días en una reunión mantenida se barajaron diferentes alternativas para ubicar a los taxis mientras se están desarrollando los trabajos en la Gran Vía.

Entre las propuestas puestas sobre la mesa estaban el Paseo de las Palmeras y Alcalde Vitori Goñalons pero al final se decantaron por la calle Independencia.

Los taxistas se colocarán desde el semáforo de la Curva del Plátano hacia atrás, ocupando el sitio de unos 15 coches. Los responsables de las obras les han comunicado cuando se marchan pero no el tiempo que van a permanecer en la nueva parada.

Los taxistas no están muy descontentos con la nueva ubicación, “es cuestión de que las personas se acostumbren”, asegura el presidente de la Asociación Profesional de Autotaxi, Julio Pérez.

Pérez ha adelantado la petición realizada a la Ciudad para conseguir que por las noches los dejen ponerse en la plaza de la Constitución de 22.00 a 07.00 horas. Están a la espera de una respuesta, ¡allí no molestamos a nadie”.

El presidente de la Asociación Profesional de Autotaxi está contento con la remodelación que se va a hacer ya que considera que será beneficioso para los taxistas, sobre todo en lo que a circulación se refiere, gracias a la mediana que van a colocar en la Gran Vía, y a la colocación de marquesinas.

Hosteleros Gran Vía

IMG_4892Los hosteleros de la Gran Vía saben que sus negocios van a sufrir pérdidas durante los meses que duren las obras, por este motivo en la última reunión mantenida con los responsables del proyecto han trasladado el deseo de quedar exentos de pagar las tasas por terraza durante ese periodo.

La consejera de Hacienda, Kissy Chandiramani, se ha mostrado abierta a estudiar la posibilidad de congelar el pago de estas tasas a los hosteleros siempre que se plantee de forma oficial por los cauces adecuados .Chandiramani cree que ha de ser Servicios Tributarios quien analice la cuestión y tome esa decisión después de analizar qué tasas y qué capacidad normativa tienen.

Los hosteleros afectados han anunciado su intención de presentar un informe detallado de los gastos que deberán afrontar sin apenas ingresos durante los meses que duren las obras.

Hosteleros Jáudenes

IMG_4903Por lo general los hosteleros y comercios de Jáudenes no están descontentos con los resultados del proyecto ya que según anunciaron el día de la presentación del mismo en esa zona lo que se va a hacer es quitar los aparcamientos para ensanchar las aceras, por lo tanto saldrán beneficiados.

Sin embargo, se muestran algo preocupados del año que les viene encima. Son conscientes de que las obras van a perjudicar su actividad diaria, por lo que piden a los responsables que actúen por zonas, para causar el menor daño posible.

Asociación de vecinos de Jáudenes e Independencia

El presidente de Jáudenes e Independencia, Dayal Badammal, habla en boca de todos los vecinos a los que representa cuando dice que “no nos gusta lo que van a hacer”. Primero por el dinero que va a costar y segundo por el tiempo que va a durar ya que va a perjudicar a los empresarios de Gran Vía y Jáudenes que van a estar muchos meses sin actividad comercial.

Badammal asegura no entender los motivos que han llevado al Gobierno a realizar este proyecto y lamenta que por mucho que lo critiquen ya nada pueden hacer. “Ya está todo firmado y pactado, lo que digamos y pensemos al respecto ya no importa”.

¿Qué quieren hacer que cuesta tanto dinero? se pregunta el presidente de esta zona. “Casi ocho millones de euros para ponerlo todo más bonito me parece un poco exagerado” Badammal es de la opinión de que con ese dinero se podían hacer muchas otras cosas.

Ciudadanos de a pie

La ciudadanía también ha querido opinar sobre qué le parece el desarrollo de estas obras. En general hay más personas que se muestran a favor de los trabajos que aquellas que están en contra.

En concreto, un 62,92% de los encuestados asegura que las obras que se van a realizar son de su agrado y que van a beneficiar a Ceuta. El 37,08% restante no son tan optimistas y consideran que no va a servir para nada y que ese dinero se debería emplear en otras cuestiones más relevantes.

Mientras todos opinan, Caballas actúa. El pasado miércoles los diputados de la formación local interpusieron una denuncia por la que solicitan la suspensión cautelar de las obras de reforma de la Gran Vía. La coalición considera que el procedimiento seguido por el Gobierno de la Ciudad ha incurrido en varias vulneraciones de la ley que podrían constituir un delito de prevaricación.

Por su parte, el consejero de Fomento, Néstor García ha prometido que las obras tendrán la “mínima incidencia posible” sobre los establecimientos hosteleros instalados en la avenida. el consejero ha reconocido la inquietud que ha cundido entre los empresarios por las consecuencias que el desarrollo de las obras puede tener sobre la marcha de sus negocios.

Comentarios