La Ciudad

Vox observó con morbo el encuentro de este sábado por ser socio externo en las dos autonomías

Vivas, un presidente condenado a aguantar los arreones de Vox para mantenerse en el poder

Vivas y Moreno, ayer en Ceuta (C.A.)
photo_cameraVivas y Moreno, ayer en Ceuta (C.A.)
Ceuta vive unos momentos en que las palabras huecas del presidente ceutí ni ayudan ni motivan a la mayoría de los ceutíes que tienen muchos otros problemas. 

Los titiriteros de Vox Ceuta han seguido desde la barrera la reunión sorpresa entre el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y el presidente de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Juan Vivas. Como si de un eslogan comercial se tratase, algo común les une.

Nos hemos quedado con la duda de si Juanma Moreno ha contado a Juan Vivas lo contentos que se mostraron los reyes en su paso por Sevilla y Córdoba. Y si Vivas le ha explicado a Moreno que aquí el monarca y su esposa no vienen y que se ha enterado por la prensa.

Seguro que el presidente ceutí le trasladaría al presidente de la Junta lo que Vox le dice que diga: que desde Moncloa han frenado el viaje de Felipe VI a Ceuta; lo perjudicial que es el Gobierno socialista de la Nación para “nuestra” integridad territorial: el nefasto sometimiento del Gobierno de Pedro Sánchez a Marruecos; y que en política las relaciones diplomáticas hay que mandarlas a hacer puñetas, claro sin acordarse del flaco favor que se le hace a los sufridores empresarios. O el disgusto que le da a los leales militantes del PP, a los que ya no les quedan uñas para moderse ante el actual y bochornoso escenario que se ha montado en Ceuta.

La reunión a este lado del Estrecho tenía por finalidad actualizar temas que ambos Gobiernos tienen en común, ¿Saben cuál es el principal? Que Juanma Moreno es presidente con el apoyo de Vox y Juan Vivas sólo puede mantenerse en el poder con Vox. En Andalucía, gracias a 12 diputados de la formación de Abascal, ahora 11 por la marcha de Francisco Serrano. En Ceuta, por los votos de sus titiriteros. Mucha hermandad, sí, pero los Gobiernos de Andalucía y Ceuta dependen del tiempo que puedan aguantar los arreones de Vox, que llegarán y cada vez con más fuerza.

¿En qué ha beneficiado a Ceuta la reunión? Vivas necesitaba la visita de Juanma Moreno como apoyo moral ante su soledad. Su situación es delicada. Como político cotiza a la baja. Ascender social o profesionalmente ya no le es posible porque ha perdido su estimación pública y también algunas de sus virtudes democráticas. Lo que no saben nuestros lectores es que Juanma Moreno está en sus cosas, en los problemas de los andaluces, que no son pocos, y que este supuesto gesto hacia Juan Vivas no ha sido más que de pura cortesía y gracias también a que Juan Bravo, el consejero de Hacienda de la Junta, es un excelente embajador de la ciudad sin recurrir al peloteo y al grito que sonará cual eco fuerte de un viva...

Tiene que ser duro para Juan Vivas vislumbrar que ya no saldrá por la puerta grande y menos a hombros como él supuso hace años. Muchas veces se frotó las manos. El pueblo se cansa de palabras huecas y que todo va bien. Qué menos que un presidente trate con más respeto y menos gracieta a los ceutíes durante la crisis sanitaria y económica porque los tiempos están cambiando y, por si no lo sabe, a una gran velocidad. 

 

Comentarios