La Ciudad

cierre intermitente de la frontera

La triste rutina del Tarajal II

A partir del martes se van a repartir 4.000 tarjetas con las que controlar el volumen de personas que transitan por la zona y convertir en estéril la práctica empleada por muchos porteadores de pernoctar en la ciudad.

Comienza la semana, una nueva jornada en los polígonos de El Tarajal que se ha caracterizado por una relativa tranquilidad pese a los cierres intermitentes de la frontera que se han producido del lado marroquí.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad desplazados en la zona no han tenido que intervenir para poner orden entre los porteadores que se han aglutinado en las proximidades del nuevo paso de mercancías.

Han sido personas de a pie las que se han encargado de organizar a las mujeres y hombres que esta mañana han decidido pasar a Ceuta en busca de un bulto que vender. 

Este martes comienza a aplicarse en el Tarajal II una experiencia piloto que busca restablecer el orden en los polígonos. Los porteadores recibirán una tarjeta que deberá ser entregada  por el interesado en el momento en el que pretenda retornar a Marruecos acarreando un bulto. En total se van a repartir 4.000 tickets. 

El propósito de este nuevo sistema no es otro que el de controlar el volumen de personas que transitan por los polígonos y convertir en estéril la práctica empleada por muchos porteadores de pernoctar en la ciudad para ocupar un puesto preferente de salida a primera hora de la mañana. Asimismo, la medida buca disuadir a los cargadores de emplear el paso habilitado a los transeúntes para acceder a la ciudad sin sufrir las complicaciones que ocasionan las colas en El Tarajal II. A partir de ahora, nadie sin la acreditación de haber entrado por el nuevo acceso podrá volver cargado con mercancía.

Los guardias de seguridad privada que controlan el tamaño de los fardos serán los encargados de distribuir las 4.000 tarjetas que cada mañana se entregarán a los porteadores. Para ello, Prosegur, la empresa contratada por la Ciudad, va a incrementar el número de trabajadores de 10 a 14. 

La Delegación del Gobierno renovará periódicamente el formato de las tarjetas a fin de impedir falsificaciones.

Este nuevo sistema se une al resto de medidas adoptadas por las autoridades para introducir orden en el paso fronterizo y los polígonos. Los comerciantes legalmente establecidos en las naves del recinto ya han mostrado su malestar ante la obligación que les ha sido impuesta de financiar un servicio de seguridad privada en los polígonos.  

15 días para presentar un plan de seguridad

Al objeto de salvaguardar la seguridad de las personas, Delegación del Gobierno ha remitido un escrito a los propietarios de los establecimientos del polígono en el que se les comunica que "en el plazo de 15 días deberán presentar un plan de seguridad, sino se tomarán medidas al respecto", ha explicado Nicolás Fernández Cucurull, quien considera que los comerciantes están obligados a cumplir con la ley. 

El delegado del Gobierno no ha querido adelantar qué ocurrirá si en el plazo establecido los comerciantes no presentan este documento. Lo que sí ha asegurado es que "con un sistema de seguridad interior en los polígonos la situación en El Tarajal podría mejorar, aunque no solucionarse". 

El máximo responsable del Estado en la ciudad, ha ido más allá, culpando a algunos titulares de las naves como los causantes de las aglomeraciones y del caos que en muchas ocasiones se viven en los polígonos. 

Comentarios