Vivas incide en que el visado Schengen se mantenga "sin excepciones"

El presidente de la ciudad mantiene la cautela sobre la apertura de la aduana comercial, hasta conocer todos los pormenores y reitera la obligatoriedad del visado, ya que ha "normalizado" la frontera.

FRONTERA 1
photo_camera Vivas recuerda que la frontera no es sólo la de Ceuta "es la de España y es la de Europa" (Archivo)

Tras cuatro meses desde que se reabriera la frontera con Marruecos, el presidente de la ciudad, Juan Vivas, señala (en una entrevista concedida a RTVCE) que se ha cumplido todo lo acordado en abril, entre los gobiernos de España y Marruecos, en la visita que llevó a cabo Pedro Sánchez a Rabat, excepto a la referencia la aduana comercial. Y punto, el de la aduana comercial, que desata la prudencia del Ejecutivo Local, hasta que no se conozcan las condiciones de la anunciada apertura de la misma.

En su línea habitual y recalcando el apoyo del Ejecutivo Local al Gobierno de la nación, Vivas recuerda que la frontera no es sólo la de Ceuta "es la de España y es la de Europa" y pide que se regule como tal, "como una frontera más de las exteriores de la Unión Europea, de forma homologada", haciendo hincapié en que siga en vigor la obligatoriedad del visado para entrar en Ceuta. "En el Régimen de Viajeros: Schengen, sin excepciones y en el tránsito de mercancías, aduana comercial" que para Juan Vivas "las dos cosas van unidas".

Para el presidente Vivas, el procedimiento aplicado  tras la reapertura de la frontera, con la obligatoriedad del visado, "ahora provisional, debe convertirse en el procedimiento ordinario" y que Vivas apunta como incluido en el acuerdo entre España y Marruecos, suscrito el pasado 7 de abril.

"Ha funcionado Schengen, en cuanto al tráfico de personas" y comparando esta situación con la que había antes de noviembre de 2019, el presidente indica que "se caracterizaba por un funcionamiento caótico" con las consabidas dificultades de tránsito y tráfico que llegaban a colapsar la carretera nueva, impidiendo el acceso a las barriadas aledañas e incluso, llegaron a afectar a la zona de Miramar y la presión tanto en ámbito de la sanidad como de la educación, "pasar de un flujo de 30.000 personas, difícil de controlar a uno de 3.000, que puede facilitar que en un futuro aumente la presencia de turismo marroquíes en nuestra ciudad, no tiene color", apuntando que "la apuesta tiene que ser ésta, normalización y homologación de nuestra frontera a la generalidad de las fronteras exteriores de la Unión Europea", concluye Vivas.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad