La Ciudad

Modificación de la Ordenanza Reguladora de Terrazas de Veladores

Unas veinte terrazas "perfectamente legales" podrán tener su licencia con la nueva Ordenanza

IMG_1989
photo_camera La Ordenanza de Terrazas, a Comisión Informativa de Fomento, el próximo lunes
El presidente del sector hostelero, Karim Bulaix, afirma que las modificaciones que van a Comisión Informativa de Fomento el lunes "son un parche necesario que estaba pactado con la Ciudad" en "un ejercicio de responsabilidad".  

La Ordenanza Reguladora de Terrazas de Veladores será por fin asunto de Comisión Informativa de Fomento el próximo lunes. Se trata de la aprobación inicial de un documento en el que se han introducido modificaciones y que pasado ese trámite, el de la Comisión, se elevará al pleno de la Asamblea. 

Según el procedimiento de aprobación de las ordenanzas locales, la nueva ordenanza se someterá a información pública para la presentación en plazo de reclamaciones y sugerencias. Resueltas estas será de nuevo el pleno el que apruebe definitivamente la ordenanza. 

Pero lo realmente importante para el sector es que una veintena de establecimientos podrán obtener su licencia. Siete años al menos han esperado para ello. 

La Ordenanza de Terrazas arrastra años de retraso en su aprobación, algo insólito por tratarse de un elemento clave en el desarrollo del sector de la hostelería y de la economía ceutí. Resulta impropio de una ciudad moderna que los propietarios de bares, cafeterías y restaurantes con terraza no dispusieran de un texto normativo donde amparase en su normal funcionamiento. 

El presidente del sector hostelero, Karim Bulaix, ha manifestado que "es realmente un parche necesario, algo pactado con la Ciudad. Nosotros redactamos, trabajamos y negociamos un cambio de ordenanza realmente ajustado a las necesidades de Ceuta". 

Bulaix recuerda que se planteó cómo solventar la ocupación de la vía pública "con barras en la calle para días especiales como el 24, 31 o la Noche en Blanco, cosas que tal y como está planteada ahora la Ordenanza no tienen amparo legal", así como "un cambio normativo en lo que se refiere a los horarios". 

Otro pequeño detalle pero no menos importante, según Bulaix, eran los toldos porque "sólo se autorizaba un toldo y una sombrilla, que hacía que los técnicos no pudieran aprobar terrazas perfectamente legales simplemente por tener un toldo de doble agua". Una ordenanza tiene que ser algo "más abierto y no depender del diseño de un toldo", ha subrayado el presidente del sector. 

Con esta modificación que sigue ya su trámite se pretende adecuar la Ordenanza a una ciudad moderna. La estética no era acorde al momento actual. 

 

 

 

 

Comentarios