La Ciudad

Hace dos meses y medio el elevador falló y no ha sido reparado: "Ya ni me llaman"

En silla de ruedas y en paro, pierde contratos de operadora del 112 por un ascensor averiado desde marzo

fbe3d2f4-60e9-48b8-95ae-e495ef896e92
photo_camera Raquel Sánchez, a las puertas de donde ha estrado trabajando en los últimos cinco años

Falta de sensibilidad, negligencia o ineptitud. El caso clama al cielo. Raquel Sánchez lleva cinco años haciendo sustituciones como operadora del 112, cubriendo bajas por vacaciones y otras. No puede acceder a la segunda planta donde está la oficina por un ascensor averiado. 

La historia, tan real como la vida misma, es demencial, pero a nadie se le cae la cara de vergüenza en la Administración pública, en esto caso, la Ciudad Autónoma, que es la responsable, dos meses después de conocerse el problema. 

Raquel Sánchez es una trabajadora como otra cualquiera pero que tiene su movilidad reducida debido a una enfermedad viral que le causó parálisis en las piernas. Desde que era niña tiene que desplazarse en silla de ruedas. Con 42 años siempre ha formado parte del mundo laboral con empleos en empresas privadas y haciendo sustituciones (por vacaciones, asuntos propios o bajas laborales en el Ayuntamiento, en diferentes departamentos. En los últimos cinco años ha desempeñado las funciones de operadora en el Servicio de Emergencias del 112. 

¿Cuál es el problema?. Hace dos meses que el ascensor del edificio polifuncional (Policía Local), donde se encuentra el servicio de Emergencias, no funciona. Está averiado y parece que el daño que impide su uso es grave. En el siglo XXI es incomprensible no haber encontrado la fórmula para reparar el elevador o simplemente cambiarlo, una solución que en el ámbito político depende de la Consejería de Gobernación. Todo sigue igual hasta hoy. 

El asunto no sería tan irritante si la trabajadora de la que hablamos pudiera caminar, pero no es así. Raquel se vale de una silla de ruedas para moverse. Manifiesta a estas redacciones que "entras al edificio por una rampa. pero desde ahí no puedo subir a la segunda planta.  Hace tres semanas me ofrecieron un contrato para empezar en abril y lo perdí. Ahora es verano y mis compañeros están cogiendo vacaciones: sería finalizar uno y empezar otro, hasta octubre, aunque ya ni me llaman. 

Estos meses Raquel ha recurrido al paro que se le acaba el mes que viene, en junio. Raquel comunicó a su jefe, Javier Romaguera, lo que le ocurría, pero de él no depende este ascensor. "Me dijeron que había una avería problemática y ahora se ha desencajado la puerta". ´Se han olvidado de esta joven trabajadora. 

"Me dicen que no me preocupe, pero nadie da solución al problema. Me gustaría recalcar que ahora mismo yo no estoy cobrando porque no me pueden contratar por el fallo mecánico del ascensor", lamenta la operadora del 112.  

Movilidad en la ciudad 

En esta entrevista, Raquel expone que la ciudad no está preparada en general para la accesibilidad por mucho que se diga al respecto. Ni la Administración ni muchas empresas privadas cumplen con la mejora de los accesos. "Yo por ejemplo voy a tomarme una copa y si me entran ganas de ir al baño, tengo que ir a los servicios de un parking, del Revellín o la plaza de los Reyes, y si estos se averían, tengo que regresar a a casa"

No sólo al ocio se refiera Raquel: "stos problemas se extienden a clínicas sanitarias, como la Radiológica y la Policlínica Virgen de África. 

El caso de Raquel Sánchez estremece y demuestra que las Administraciones no han superado aún el reto de que la ciudad sea accesible para personas con movilidad reducida. Raquel no tiene las mismas oportunidades que otros trabajadores mientrasx el Gobierno muestra una pasividad que resulta humillante para esta mujer.  

 

 

Comentarios