Política

Bravo, una fulgurante carrera con Ceuta al fondo

candidatos generales 2015 Bravo Vivas
photo_camera Juan Bravo, junto al presidente ceutí, Juan Vivas (C.A./ARCHIVO)

Pese a que ha conseguido labrarse en apenas cinco años una brillante carrera política, el consejero del Gobierno andaluz nunca ha roto el vínculo con la ciudad a la que representó como diputado al Congreso.

Cuando en febrero de 2019, el popular Juan Bravo, hasta entonces diputado al Congreso por Ceuta, desembarcó en el Gobierno de la Junta de Andalucía para convertirse en su consejero de Hacienda dio el primer paso para hacer de la suya la que probablemente sea la carrera más fulgurante de un político ceutí. Bravo era hasta 2015, fecha en la que es elegido por el presidente local del partido, Juan Vivas, como candidato al Congreso por el PP, un brillante funcionario que ejercía como delegado de la Agencia Tributaria en la ciudad. Apenas cinco años le han bastado para convertirse en una de las referencias del gobierno de la comunidad autónoma más poblada de España.

Bravo ha hecho de la serenidad y de una actitud dialogante una marca personal que,  pocos meses después de su victoria en las generales de 2016, le había ya proporcionado una posición en el partido que otros muchos con mayores años de servicio no lograron obtener jamás. Era así hasta el punto de que en los días en los que el presidente Vivas cultivaba públicamente la idea de que podría no presentarse a la reelección, muchos le señalaban como el sucesor natural. “Sinceramente, no creo que sea la persona adecuada”, sostenía entonces.

La llamada Juan Manuel Moreno Bonilla pareció alejarlo definitivamente de la escena pública en Ceuta, pues Bravo se ha consolidado como una de las apuestas más exitosas del presidente andaluz que, el pasado mes, le concedía nuevas responsabilidades asignando a su departamento las competencias sobre financiación europea. Sin embargo, el político popular no ha cesado en estos meses de mostrar públicamente su preocupación por el futuro de la ciudad, que ha visitado varias veces, incluso en compañía de otros miembros del Gobierno de Andalucía.

A pesar de mantenerse en la ortodoxia argumental de su partido, Bravo ha sabido insuflar a sus manifestaciones públicas un aire de moderación que, unido a sus permanentes llamadas al diálogo, le proporcionan un perfil distintivo e inusual en un político español.

Su última visita a Ceuta se produjo este mismo viernes. El consejero andaluz acudió a la ciudad invitado por la Universidad de Granada para abrir el acto inaugural del curso con la conferencia titulada “Seremos lo que queramos ser”.

Comentarios