Política

Los tribunales dirimen todavía si personas no electas pueden ejercer como consejeros o viceconsejeros

Siete viceconsejerías de riesgo

Vivas se dirige a la tribuna de la Asamblea durante una sesión plenaria (C.A.)
photo_camera Vivas se dirige a la tribuna de la Asamblea durante una sesión plenaria (C.A.)

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, designará a personas que no son miembros de la Asamblea para ocupar siete viceconsejerías. Los tribunales todavía no han resuelto definitivamente si tiene capacidad para hacerlo. 

El Boletín Oficial de la Ciudad (BOCCE) publicará a lo largo de esta semana los nombres de los elegidos por el presidente Juan Vivas para ocupar las siete nuevas viceconsejerías creadas con el propósito de sostener la estructura del Gobierno en minoría del PP.

La designación de los nuevos viceconsejeros, que habrán de ser necesariamente personas no elegidas en las urnas, ahonda en una controversia que todavía se dirime en los tribunales.

Todo comenzó en 2013, cuando el Gobierno local resolvió convertir en viceconsejeros a quienes hasta entonces habían venido desempeñando responsabilidades de subdirector general. La decisión se adoptó después de que los tribunales resolvieran que los nombramientos de estas personas como subdirectores generales no se ajustaban a Derecho.

Esta maniobra llevó al sindicato UGT a plantear una serie de demandas ante los juzgados de lo Contencioso Administrativo de Ceuta, que fueron estimadas: los nombramientos de los viceconsejeros no se atenían a lo establecido por la ley. Posteriormente, los recursos planteados por la Ciudad ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) se tradujeron en sucesivas sentencias que revocaban la nulidad de los nombramientos por entender que UGT carecía de legitimación activa para instar el procedimiento.

En abril de 2017, sin embargo, el TSJA desestimaba el recurso de la Ciudad contra la nulidad del nombramiento como viceconsejera de Adelaida Álvarez. Por primera vez, una sentencia entraba a considerar el fondo de la cuestión. El tribunal, que hasta entonces había aceptado la tesis de la falta de legitimidad activa en los casos de Benjamín Álvarez, Carolina Pérez o Salvador Jaramillo, contradecía los pronunciamientos anteriores: el presidente de la Ciudad no tiene competencias para designar viceconsejeros.

 

Nuevo Reglamento de Gobierno

La reacción del equipo de Vivas se plasmaría siete meses más tarde en la aprobación de un nuevo Reglamento del Gobierno que consagraba la tesis de que los miembros del Gobierno podrían serlo sin necesidad de ostentar la condición de diputado. El documento también hacía mención expresa a la figura del viceconsejero, igualmente elegible entre personas que no forman parte del pleno de la Asamblea.

La modificación del Reglamento, sin embargo, estaba lejos de zanjar definitivamente la cuestión. MDyC y Ciudadanos habían interpuesto en abril, nada más conocer la sentencia relativa al nombramiento de Adelaida Álvarez, un recurso conjunto ante los juzgados ceutíes de lo Contencioso Administrativo contra la designación como consejeros de Kissy Chandiramani y Javier Celaya. Ninguno de ellos había sido elegido en las elecciones municipales de 2015.

Estas iniciativas judiciales se encuentran paralizadas en tanto el Tribunal Supremo resuelva sobre la línea a seguir en lo concerniente al contencioso de los viceconsejeros.

Pese a todas estas tribulaciones, el Gobierno sigue convencido de que la ley ampara la designación de los nuevos viceconsejeros que se formalizarán en estos días. “Estos nombramientos se van a hacer conforme al marco legal hoy por hoy vigente”, defendía este lunes el portavoz del Gobierno, Alberto Gaitán, quien se remitía al texto del Reglamento del Gobierno de Ceuta y a un dictamen emitido en 2016 por el Consejo de Estado.

Comentarios