Política

Juan Sergio Redondo asegura que estamos en una encrucijada política e histórica "grave"

Redondo (Vox): "Difícilmente el PP tiene credibilidad para robarnos el discurso, pero estará intentándolo"

El presidente de la Gestora de Vox en Ceuta afirma que el PSOE representa una amenaza para Ceuta en todos los aspectos institucionales 

Juan Sergio Redondo es el presidente de la Gestora de Vox en Ceuta. Asegura que su partido no entrará en el Gobierno de la Ciudad aunque se lo pida Juan Vivas. Insiste en que nadie que represente al PSOE debe tener un puesto en la Asamblea y que en su momento se estudiaría la fórmula reglamentaria para sacar a la vicepresidenta. Dice que en los próximos años y con tiempo, Vox contribuirá a mejorar el Presupuesto de la Ciudad, para que sea acorde al modelo de contención del gasto que su partido defiende. Augura que con Sánchez y sus socios "vamos a vivir momentos difíciles". 

PREGUNTA. ¿Si ustedes son la resistencia quiénes son los invasores?

RESPUESTA. Vox es la resistencia por el momento que nos ha tocado vivir, con unos problemas políticos derivados de este Gobierno que hemos tenido durante meses en funciones y que ahora se ha confirmado. Nos toca resistir a una serie de políticas que desde Vox entendemos que no son ni van a ser beneficiosas para nuestro país y tampoco para Ceuta.

P. ¿Se había imaginado la toma de posesión del Gobierno, cuya fórmula contempla la <lealtad al Rey>, con declarados republicanos como Pablo Iglesias o Alberto Garzón?

R. Cuando menos es surrealista. Personas que han atacado con sus formas y que no han respetado muchos de los preceptos que recoge la Constitución y que han llegado a acuerdos políticos, en muchas ocasiones, con grupos que buscan acabar con todo lo que se recoge en nuestra Carta Magna. Es una cuestión contradictoria. La lealtad se jura o promete en base a una conciencia de compromiso con esa institución y en defensa de lo que representa. Es evidente que estas personas no pueden jurar o prometer lealtad a una institución cuando no creen en ella.

P. ¿Qué opinión le merece la participación de Podemos en la marcha por los derechos de los presos de ETA en Bilbao? ¿Qué siente?

R. Primero vergüenza. Vergüenza que quien va de la mano con los terroristas pueda estar en el Gobierno del país. Es bochornoso que un partido que no tiene reparos en defender públicamente los intereses de aquellos que tienen las manos manchadas de sangre, pueda tener algo que decir en la gobernabilidad de España cuando muchos españoles han sufrido la lacra de ese terrorismo que ha sido ejecutado por esos terroristas.

P. Disfrutamos de un Estado de derecho con libertad para expresarse libremente (ver debate de investidura) pero, sin embargo, mucho de lo que ustedes reivindican se mira con recelo y desprecio. ¿Por qué?

R. Forma parte de esta línea de surrealismo que vengo argumentando en esta entrevista. Somos un partido constitucionalista que defiende a nuestras instituciones e ideas y valores democráticos. Parece ser que por nuestra forma de defenderlo y decirlo, de manera contundente y directa, o no gusta o no es aceptado por ciertos sectores que durante años han sido los que han ido imponiendo una línea política e ideológica argumental. Cuando chocan directamente con estos grupos y con otras líneas argumentales, pues es evidente que sienten rechazo, un rechazo sin ningún tipo de fundamento ni criterio.

P. ¿Cuál es la fuerza de Vox, la de las convicciones o ya la de los votos?

R. Tenemos un proyecto sólido, antes de que estuviéramos en las instituciones. Lo hemos defendido en las campañas electorales y los ciudadanos han entendido que ese proyecto contundente era el que se necesitaba para defender lo que pensaban. El resultado es que entramos con fuerza en las instituciones tanto en el ámbito local como autonómico y nacional.

P. El discurso de Vox alarma a los socialdemócratas.

R. Habrá que analizar qué entendemos por socialdemocracia o quiénes son. Hoy en día hay un déficit de socialdemocracia en aquellos que se dicen que son socialdemócratas en España. A los grupos que hoy están en la izquierda no les gusta que la defensa de nuestras ideas sea sin ambages, sea clara, sin miedo o complejos a la hora de exponer las propuestas ante los problemas. No están acostumbrados a encontrarse con una adversario que defiende con convicción una serie de principios constitucionalistas y democráticos, basados en la defensa de la Nación. Sobre todo ocurre cuando se ha ido contra líneas ideológicas y discursos dominantes que estaban perfectamente asumidos por la izquierda y el consenso progre.

P. ¿Su presencia en las instituciones es mérito de ustedes o un fracaso del resto de los partidos políticos?

R. Lo que se ha demostrado es que la gente tenía ganas y anhelo de un cambio real en las políticas. Deseaba la existencia de un discurso claro que no estaba en la forma de hacer política de los grandes partidos que han caracterizado ese bipartidismo vivido durante décadas. No es mérito o demérito, es en realidad que el estado de opinión de la sociedad ha cambiado en estos últimos años, buscando nuevos referentes y nuevos discursos y otro lenguaje; y en Vox, hemos conectado con esa demanda que existía en la sociedad española del siglo XXI. Vox ha tenido su encaje y por eso estamos en las instituciones.

P. ¿Y qué empuje ha dado a Vox el avance del movimiento independentista catalán?

R. Es un problema grave que viene arrastrándose desde hace años y que ahora ha explotado a los poderes políticos y las instituciones. Es un problema que estaba ahí; ha ido creciendo, no se ha hecho nada por atajarlo, y cuando ha estallado ha habido un grupo político que se ha plantado frente a él y que ha defendido la unidad de España.

P. ¿Les molesta que ubiquen a su partido en la extrema derecha?

R. La extrema derecha es una etiqueta que nos ponen nuestros adversarios políticos y enemigos políticos en algunos casos. Somos un partido de extrema necesidad.

P. ¿Considera que el PP le está robando parte de su discurso?

R. En absoluto. Tenemos un discurso propio que hemos mantenido y difícilmente el Partido Popular puede tener la credibilidad para robar un discurso a un partido político que lo ha defendido con contundencia. Durante muchos años el PP no ha seguido esa línea argumental ni tampoco la ha defendido con hechos cuando ha tenido mayoría en las instituciones. No creo que nos esté robando ese discurso aunque también es cierto que estará intentándolo. Otra cosa muy distinta es que lo consigan.

P. ¿Qué será de España en esta legislatura?

R. Vamos a vivir momentos difíciles. Estamos en una encrucijada política y yo me atrevo a decir que en una encrucijada histórica. En la historia hemos padecido muchos procesos políticos complicados que han marcado nuestro futuro como país. Estamos en esa situación, en manos de un Gobierno dominado por una izquierda sectaria que no está por defender la Constitución, aunque de cara al público quieran jurar lealtades que sabemos que no son sinceras. No tienen ningún reparo en pactar con separatistas, con filoterroristas. Estamos en una encrucijada política histórica grave que va a definir el futuro de la Nación en un espacio muy corto de tiempo. Afortunadamente a esta fase de nuestra historia ha llegado Vox, con la fuerza que los millones de ciudadanos le han dado al optar por esta formación política. Vamos a dar la batalla política, la batalla de las ideas porque España sea una nación unida, moderna, fuerte y avanzada.

P. ¿Por qué dicen que el Gobierno de España es ilegítimo?

R. Puede ser legal pero es ilegítimo porque moralmente los valores no cuadran con nuestras normas y estructura democrática, con las instituciones y con el sistema que se refleja en la CE de 1978. Es un Gobierno ilegítimo porque choca con esos principios y valores.

P. ¿Qué le parece el protocolo firmado por PSOE y Podemos para limitar discrepancias y posibilitar la durabilidad de la coalición progresista?

R. Es una muestra de que no se fían unos de los otros. Empezamos mal. Dice mucho de qué tipo de formaciones política son las que van a formar el Gobierno que espero que dure lo menos posible por el bien de España.

P. ¿A quién consideran más peligroso para romper la unidad de España, a Junqueras o a Torra?

R. Todos son peligrosos en su justa medida. todo aquel que va contra la unidad de España y que lo manifiesta públicamente y que además han demostrado con sus actos que son capaces de dar un golpe de Estado para acabar con las instituciones democráticas. Junqueras, Torra, Puigdemont… todos tienen que estar ante la justicia cumpliendo sus condenas y pagando por atentar directamente contra la Constitución, la democracia y la unidad nacional.

P. ¿Qué opinión le merece la postura que está adoptando con ellos la justicia europea?

R. Que también deja mucho que desear. Participamos de una UE donde en principio debe haber solidaridad y respeto mutuo entre las naciones que la conforman, y por desgracia estamos viendo que esas instituciones no funcionan como debieran y como entendemos que tenían que funcionar. Desde Vox pensamos que esta insolidaridad política y judicial de la UE hay que corregirla. No beneficia a ninguno de los Estados y crea desconfianza.  

P. ¿Cómo se arregla el conflicto catalán?

R. Cumpliendo la Constitución, haciendo cumplir las sentencias judiciales y con una aplicación decidida del artículo 155. No pedimos nada extraño. Con Mariano Rajoy no se hizo con decisión y así se percibió por parte de los partidos políticos y organizaciones separatistas en Cataluña. Y lo único que hemos hecho es complicar el proceso.

P. ¿Este Gobierno de Sánchez puede hacer bueno al Gobierno de Rajoy pensando en Ceuta?

R. El Gobierno de Sánchez no va a hacer bueno ni malo a nadie. Va a ser nefasto para la ciudad. Este señor ha demostrado que Ceuta no le importa absolutamente nada, que se muestra partidario de jugar con los recursos destinados al hecho fronterizo o al agua, y hablo de los 7, 2 millones que tiene retenidos y que es un dinero que pertenece a los ceutíes, siendo fundamental para nuestro desarrollo. Nada bueno puede salir de una persona con las características de un Pedro Sánchez que es capaz de llevar a cabo este tipo de chantaje o extorsión a toda la ciudadanía en Ceuta.

P. ¿Qué puede hacer por Ceuta la diputada de Vox en el Congreso?

R. La labor de Teresa López va a ser dentro de la línea de lo que representa Vox: defender con contundencia los intereses de los ceutíes. Trabajar estrechamente con nuestro grupo parlamentario nacional para que Ceuta se escuche y se tenga en consideración dentro de los intereses de la Nación española.

Asamblea de Ceuta

-¿Cómo es su relación con los grupos políticos de la Asamblea de Ceuta?

- Hay grupos políticos con los que podemos tener un trato más cercano a la hora de sacar las propuestas adelante y hay otros grupos con los que, por lo que representa, y me refiero al PSOE, no hay ningún tipo de afinidad. Con otros existe esa relación parlamentaria que se debe tener. Es cierto que se han aprobado propuestas de Vox con carácter unánime, pero esas relaciones político-parlamentarias van en consonancia con la defensa de los postulados de cada uno.

P. ¿Y con el presidente Vivas?

R. La relación es cordial con todos. Es una relación cordial como la que podemos tener con cualquier otro miembro de la Asamblea.

P. ¿Se equivocó Juan Vivas al llegar a acuerdos, o como quiera llamarle, con el PSOE?

R. Ese pacto o acuerdos puntuales eran nefastos para Ceuta. Políticamente era erróneo ese tipo de acuerdo para lo que representaba un Gobierno del PP. Estoy convencido. Pero además era negativo por lo que significaba y significa el Partido Socialista.

P. Quieren que la vicepresidenta primera del PSOE deje de serlo, pero esto no parece posible matemáticamente.

R. El Partido Socialista representa una amenaza en todos los aspectos institucionales para Ceuta, igual que es una amenaza para la Nación. No queremos ningún representante socialista o persona que esté en ese partido en ningún área del Gobierno ceutí. Evidentemente tampoco queremos que la Vicepresidencia Primera, que es importante para la Asamblea, esté en manos de alguien que representa los intereses socialistas. No es una cuestión personal con la vicepresidenta, es lo que representa, y habrá que buscar las fórmulas para que esa persona no esté en ese puesto. Consideramos que ningún representante de un partido como el PSOE, que no repara en pactar con separatistas y filoetarras para llegar a un Gobierno, esté en esa posición. Habrá que analizar la dinámica dentro del Reglamento de la Asamblea para ver qué posibilidades existen. No queremos que haya un representante socialista. Las matemáticas o la fórmula reglamentaria ya se estudiarán y analizarán en su momento si es que llega ese momento.

P. ¿Aceptarían una oferta de Juan Vivas para entrar en el Gobierno de la Ciudad?

R. En absoluto. Sabemos nuestra posición en la Asamblea. Somos un grupo parlamentario muy comprometido para que la ciudad no quede bloqueada, porque sabemos las intenciones que puede llegar a tener el Gobierno de la Nación con respecto a Ceuta, pero nosotros no tenemos ninguna intención de formar parte de un Gobierno del PP o estar en el Gobierno de Juan Vivas.

P. ¿Está completamente satisfecho con el Presupuesto de la Ciudad que se aprueba definitivamente en unos días y que en su mayor parte ha elaborado el PP?

R. No podemos decir que estamos satisfechos. Pueden ser perfectamente mejorables y hay una necesidad de una mayor contención del gasto. Pero también somos conscientes que por responsabilidad política había que sacarlos adelante. Hemos intentado que el Presupuesto recoja algunas de las ideas que creemos que son positivas para la ciudad, que fueran más equilibrados, pero los tiempos no lo han permitido. De cara a los próximos sí que vamos a exigir y trabajar para que sean acordes al modelo de contención del gasto que defendemos, sin partidas presupuestarias para entidades o situaciones superfluas o que no deben ser sufragadas por los contribuyentes.

P. ¿La tensión que se vivió en la sesión plenaria de Presupuestos será la tónica de esta legislatura?

R. Desde luego no por parte de Vox. Defendimos nuestra postura en aquel Pleno y fue el PSOE el que no quiso respetar la visión que estábamos dando, mostrándose abiertamente beligerante con pérdida de la compostura de alguno de sus diputados. Puede ser que no se comparta nuestra postura, pero sí pedimos y apelamos a la compostura nos guste o no los argumentos del adversario. Vox actuará desde el respeto y la consideración en las formas y actuación parlamentaria.

-¿Cuál es el problema más grave que tiene Ceuta?

-Ceuta tiene una serie de problemas, todos muy graves, uno económico importante, otro de inmigración. Buscamos tener una ciudad europea, moderna e integrada en el modelo occidental en que se mueve España y hay problemas que impiden que avancemos o que estemos en la misma línea de otras ciudades. Hay que atajar el problema de la frontera y dar una solución para que sea más segura y nos permita unas mejores comunicaciones. Ceuta es una ciudad insegura por la quema de vehículos, apedreamientos, inseguridad en las calles, problemas en el puerto, hostigamiento de menas o la inmigración irregular; y todo eso lastra nuestro propio desarrollo, incluido el turístico.

 

 

Comentarios