Puerto

Pretende operar en el Estrecho

La naviera Bluemar suspende la explotación del trayecto entre Barcelona y Sitges

capturabluemar
photo_camera Captura de pantalla de la naviera Bluemar en la que se avisa de la suspensión de todos los trayectos / REPRODUCCIÓN

El Blue Cat, el catamarán de alta velocidad que la naviera Bluemar Ferries pretende trasladar hasta nuestra ciudad para ser un operador más en la línea del Estrecho, no ha respondido a las expectativas y la naviera ha suspendido sine die el trayecto que venía explotando hasta ahora entre Barcelona y Sitges.

El catamarán no ha cumplido las expectativas y el servicio no se recuperará hasta la primavera del 2017, en el mejor de los casos, según la información publicada por el diario “La Vanguardia” 

El Blue Cat cumplió cuatro meses de servicio esta semana, aunque lo ha hecho amarrado, pues desde el pasado día 10 una avería lo tiene retenido en su base del puerto de Aiguadolç, dice el periódico  

Tal y como ha comprobado Ceuta Actualidad, la portada de la página web de la compañía Bluemar Ferries indica la cancelación de todos los trayectos hasta nuevo aviso y, además, el portal de venta de billetes en línea solo está habilitado para vender pasajes a partir de los primeros días de septiembre, con lo que la primera línea regular de pasajeros entre dos ciudades catalanas ha quedado sin servicio.

Según “La Vanguardia”, la situación tiene visos de seguir así durante algún tiempo, hasta que la empresa decida tomar un nuevo rumbo y programar un barco más adecuado para una ruta con unos resultados comerciales mucho más discretos que los esperados por sus responsables.

“Tras estas semanas de funcionamiento hemos visto las debilidades de operar con un solo barco con unas características que no son las más adecuadas para una ruta como Barcelona-Sitges”, comenta Giuseppe Furano, director comercial de la naviera, al rotativo

Hace pocas fechas, la naviera Bluemar desveló su interés por navegar entre Algeciras y Ceuta, trayecto marítimo donde ya operan las compañías Trasmediterranea, Baleària y FRS, que transportan pasaje y vehículos, mientras que este operador quiere ser conocido como la naviera low cost de la zona. “Nuestra intención es llevarnos el Blue Cat y parte de nuestro personal a finales de septiembre al Estrecho para poder empezar la ruta este mismo invierno, periodo en el que ya no veíamos viabilidad para seguir con la línea de Sitges”, reconoce el director comercial al diario catalán

Los responsables de Bluemar buscan, dice la noticia, ahora un barco más adecuado para cubrir la línea en que no prime tanto la velocidad sino el confort. Un barco que aunque pueda llegar este otoño, como desean los directivos de la naviera, no estaría operativo, como mínimo, hasta la primavera del 2017.

Comentarios