Remitidos

¿Hasta cuándo tiene que esperar la salud de nuestros hijos?

Piku Sunderdas (C.A.)
photo_camera Piku Sunderdas (C.A.)

A día de hoy no se han ejecutado las obras para retirar los 1800 metros de amianto de ocho colegios ceutíes afectados, de los que seis son públicos y dos concertados.

Algunas de estas obras están pendientes desde 2015 y que el Gobierno justifique la falta de actuación alegando que no han sido abonadas por la Ciudad, no reduce en absoluto el riesgo potencial que supone la existencia de estos casi dos kilómetros de amianto para la salud de alumnos, profesores y trabajadores de los ocho centros educativos.

Se ha denunciado hasta la saciedad, también recientemente, la existencia de goteras en estos colegios como consecuencia del deterioro del material y de ahí la urgencia de su retirada. Las goteras son producto del daño natural y la degradación que han sufrido las cubiertas. Las roturas que producen las filtraciones de agua provocan la dispersión de los microelementos que componen el amianto, causantes de que las personas que lo inhalan puedan desarrollar cáncer de pulmón.

Si bien es cierto que los expertos recomiendan que los trabajos de retirada de este material cancerígeno se ejecuten en periodos vacacionales y, preferentemente por la noche, es mucho el tiempo desperdiciado desde el año 2015.

Nos preguntamos con sorpresa y preocupación por qué esta permisividad de los responsables del Gobierno de la ciudad que no han sido contundentes en la solución, no ordenando en años la ejecución de las obras de retirada del material cancerígeno de los colegios afectados.

No nos sirve de justificación lo alegado por el consejero de Educación y Cultura sobre que el hecho de no pagar la factura sea causa suficiente para no hacer el trabajo. teniendo en cuenta además que la deuda de la Ciudad con proveedores es considerable y muchos de los trabajos realizados para la Ciudad no han sido pagados puntualmente.

Comentarios