Remitidos

El nuevo museo Centro de Historia y Cultura Militar de Ceuta

Comandancia General de Ceuta
photo_camera Comandancia General de Ceuta

Hoy, 18 de mayo, se celebra el día internacional de los museos. Una celebración instaurada para conmemorar el espacio público por excelencia del patrimonio artístico, arquitectónico, arqueológico, etnográfico, etc., es decir, el patrimonio histórico y cultural en todas sus variantes. El museo es un espacio en el que se obtiene conocimiento e información, pero también es un espacio de reflexión y conexión con los vestigios y artilugios expuestos, actuales o pretéritos, una forma de experimentación directa entre el usuario y el objeto, entre nuestras ideas y el discurso que el museo desea transmitir.

Pocos espacios sociales y públicos, dedicados a la historia o a otros temas (pues también hay museos de la cerveza o del chocolate) encuentran una afinidad tan grande con el espectador, quien puede interactuar por las salas y obtener una vivencia más o menos personal, más o menos individual. El museo fomenta la empatía y nos hace partícipes de la colección, de la temática que pone en valor, pues el elemento clave de su definición es que sea visitado, que el usurario sea el que reciba y perciba su calidad.

Los museos, además, constituyen una herramienta de consolidación de identidades, tanto regionales como nacionales o culturales, en su sentido extenso. Nos acercan al pasado, a nuestro pasado, y nos ofrecen los elementos clave de una cultura común, de todos aquellos pormenores que componen las vivencias conjuntas, en fin, de todo lo que nos une. Por ello son espacios esenciales en la vida cotidiana, espacios necesarios para cualquier ciudad y para cualquier país, el orgullo de la propia identidad, de la propia idiosincrasia.

La presencia de museos en las ciudades y localidades fomenta, de este modo, el conocimiento del patrimonio histórico, del patrimonio cultural material e inmaterial que se está construyendo a diario por la sociedad pero también proporciona alternativas turísticas, recreativas y de ocio en general, necesarias para la población. Las exposiciones y actividades que se organizan, en su multitud de formas y expresiones, proporcionan nuevas formas de consumo cultural y, por ende, vías alternativas para conocer y afianzar la identidad de un determinado lugar.

En Ceuta, en 2021, hay una significativa pero limitada oferta museística. En el ámbito autonómico encontramos museos de temática específica relacionadas con algún momento puntual de su historia o en relación a algún conjunto arquitectónico concreto, por ejemplo el Museo de la Basílica Tardo romana y el de la Puerta Califal, ambos proyectados desde una visión didáctica y acorde con las nuevas teorías museísticas, lo que proporciona a los espectadores una vivencia directa y amena con las civilizaciones pretéritas. Las Murallas Reales o el yacimiento de Benzú, así como el casco histórico de la ciudad, especialmente la zona del Revellín con sus espectaculares edificios modernistas y que, sin ser museos en sentido estricto, complementan la monumentalidad patrimonial de la ciudad, animada y revalorizada por la Oficina de Turismo, que organiza numerosas exposiciones para visitarlos, concediéndoles el valor que merecen, un valor que no es ajeno ni para los ceutíes ni, como en algunos casos, para las personas que vienen de fuera.

Desde el ámbito militar, en Ceuta también encontramos varios museos temáticos centrados en algunos regimientos, como es el caso del Museo de la Legión o el Museo de Regulares, u otros dedicados a mostrar los diversos elementos que conforman el Ejército, como el Museo del Desnarigado, cuya exposición presenta las distintas secciones de la estructura de la milicia. Los tres además, están emplazados en espectaculares edificios históricos que forman parte, a su vez, del patrimonio de la ciudad.

No ha existido hasta ahora ningún proyecto museístico en el que converjan las distintas etapas históricas de la presencia militar en la ciudad, ya fuese española o de otro tipo, ni menos aún de la relación directa de la milicia con el norte de África. Por ello, en el día de conmemoración de los museos, quisiéramos revelar que en la actualidad se está diseñando un nuevo museo para la ciudad, en base a esta ausencia, en el antiguo edificio conocido como el Almacén de Abastos, que además, gracias a la licitación galardonada el año pasado, cuenta con un equipo de arquitectos que dirigirán su rehabilitación que se iniciarán el próximo día 26 de mayo, con la presencia durante una semana de los arquitectos y técnicos encargados de su ejecución.

El nuevo Museo, un museo militar, lejos de una concepción especializada o específica, tiene como objetivo vincular la historia de Ceuta con la historia de la presencia de la milicia en ella desde los primeros asentamientos de culturas en el enclave hasta hoy. Un museo en el que se amalgamarán el pasado y el presente ceutí a través de la importancia de la presencia del Ejército a lo largo del tiempo, una hecho que ha determinado tanto su configuración como ciudad, como las tradiciones y costumbres de sus gentes. Junto a ello, el museo abarcará la relación característica de Septem con el norte de África, especialmente durante el siglo XX con el establecimiento del protectorado español en Marruecos. Estos dos elementos, la milicia y el periodo de ocupación africana, claves en su historia, han otorgado una esencialidad propia a la ciudad, unas características que convierten a Ceuta en uno de los municipios españoles con mayor patrimonio militar y con mayor patrimonio de las relaciones hispanomarroquíes e hispano-norteafricanas del siglo XX, un patrimonio tan significativo para la historia ceutí como para la historia de España.

La configuración del museo, en marcha y a la espera de la remodelación del Almacén de Abastos, una pieza clave también de este entramado histórico militar de la ciudad, que cuenta con una magnífica bóveda de crucería en su interior, es imprescindible, por tanto, para disponer de un espacio dedicado a tales vínculos históricos, claves para comprender el pasado español, las relaciones hispano-marroquíes y, sobre todo, para entender el papel del Ejército en Ceuta, dada su ubicación estratégica y su configuración significativamente militar. Fortines, baterías, cuarteles, murallas, presidios, fortalezas y toda clase de estructuras castrenses y defensivas cubren la integridad de la geografía ceutí. Festividades, tradiciones populares e incluso diarias, complementan tal intrínseca vinculación (piensen en algunos pasos de Semana Santa o en el propio cañonazo de las 12.00h en la fortaleza del Hacho).

El nuevo Museo Militar de Ceuta expondrá y pondrá en valor, de este modo, la información necesaria para que los ceutíes y todos usuarios interesados dispongan de una visión global pero también específica de esta parte de la memoria histórica del Ejército español y de la propia de la ciudad. Será, además, un espacio de comunicación, investigación y reflexión sobre el papel del Ejército en España y en Ceuta, sobre su rol respecto al fomento de una cultura de la defensa democrática, y como parte de la identidad colectiva relativa a la ciudad y a la nación. En definitiva, poner en valor el numeroso patrimonio arquitectónico, artístico y cultural del Ejército en Ceuta y en el norte de África, casi desconocido a nivel general; y poner en valor, a su vez, el papel del Ejército y de la defensa de España, han implicado la necesidad de disponer de este espacio, del discurso propuesto y de las herramientas necesarias para contribuir, en última instancia, con el crecimiento y el desarrollo cultural y turístico de la ciudad.

Como título genérico para un proyecto de tal ambición geo-histórica, se ha dispuesto Ceuta: XXI siglos de Historia Militar.

Comentarios