Sanidad

basada en el uso de una sonda de ultrasonidos

El Hospital Universitario comienza a aplicar una nueva técnica para diagnosticar tumores

neumología hospital doctor domínguez
photo_camera Los miembros del equipo que han comenzado a aplicar la nueva técnica/ CEDIDA

La EBS es una técnica mínimamente agresiva que, mediante la introducción por la boca del paciente de un tubo flexible al que se incorpora una sonda de ultrasonidos, permite practicar una punción para extraer la célula cuyo examen determinará si existe o no tumor. 

El Hospital Universitario ha comenzado a aplicar una técnica de diagnóstico de tumores basada en el uso de ultrasonidos. El Servicio de Neumología del centro hospitalario ha conseguido mediante esta innovación evitar a los pacientes de cáncer de pulmón los padecimientos inherentes a las biopsias que resulta necesario practicar para determinar la extensión tumoral. Actualmente, los procedimientos en uso son la toracoscopia, mínimamente invasiva, o la toracotomía, que requiere la apertura de la caja torácica.

La técnica EBUS (Ultrasonido Endobronquial, por sus siglas en inglés) permite acceder a la vía aérea del paciente mediante la introducción por la boca de un tubo flexible con una cámara en su extremo. La novedad estriba en la incorporación al tubo de una sonda de ultrasonidos que permite la localización de los ganglios enfermos, la valoración de su aspecto ecográfico y su medición. Los médicos pueden, además, practicar una punción con una aguja para extraer las células que en el mismo acto se examinan al microscopio para establecer si existe o no tumor.

Esta innovación permite eludir la cirugía y abordar el procedimiento con la administración de una ligera sedación al enfermo. Esta técnica también es aplicable en el estudio de otras patologías que repercuten directamente en un aumento patológico de los ganglios linfáticos del mediastino como son linfomas, sarcoidosis o la tuberculosis.

En la primera sesión se diagnosticó un cáncer de pulmón y una enfermedad hematológica. Los facultativos también descartaron una neoplasia.

Más información, muestra mínima

El propósito que guía esta nueva técnica es el de obtener la máxima información con una muestra mínima, para lo cual se precisa de un personal adiestrado. El neumólogo ha de estar capacitado para manejar la técnica de la endoscopia y el uso de la aguja para obtener el material citológico mientras el patólogo debe acumular la necesaria experiencia para establecer la idoneidad del material para, con posterioridad llegar a un diagnóstico a partir de células, no de tejidos tal y como ocurre con las biopsias. El diagnóstico requiere la aplicación de técnicas avanzadas de inmunocitoquímica y de biología molecular.

La implantación del nuevo procedimiento ha estado coordinada por el jefe del Servicio de Neumología del hospital ceutí, Leopoldo Damián Domínguez, quien ha contado con la colaboración del especialista en Anatomía Patológica del hospital Virgen de las Nieves de Granada, Javier Esquivias, y del neumólogo del hospital Puerta del Mar de Cádiz, Cayo García.

En la actualidad el cáncer de pulmón, al igual que sucede a nivel mundial, es uno de los de mayor incidencia y letalidad en España. De hecho, presenta una incidencia anual de más de 23.000 nuevos casos en nuestro país.

Como en el resto de cánceres, en el cáncer de pulmón es muy importante saber la extensión ganglionar y las posibles metástasis para hacer una evaluación pronóstica, su repercusión directa en la sobrevivencia de esos pacientes y sobre todo, para instaurar el tratamiento adecuado. En el caso del pulmón, la posible afectación e invasión tumoral de los diferentes ganglios linfáticos del mediastino (adenopatías patológicas) repercute y afecta muy directamente en el abordaje terapéutico a seguir, es decir quirúrgico con la resección tumoral o incluso la totalidad del pulmón, además de decidir si administrar quimioterapia y/o radioterapia.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad