Sociedad

premio maría de eza 2018

Mercedes Canca: "No podemos acomodarnos y esperar que otros luchen por nosotros"

Mercedes Canca en la redacción de Ceuta Actualidad (C.A.)
photo_cameraMercedes Canca en la redacción de Ceuta Actualidad (C.A.)

La profesora y delegada de Manos Unidas en Ceuta recibirá el próximo 8 de marzo el Premio María de Eza por su generosa entrega a las personas más necesitadas y vulnerables. 

Mercedes Canca aún está asimilando que haya sido galardonada con el Premio María de Eza 2018. Asegura que al principio cuando se lo comunicaron se quedó en shock, “ya he recibido dos premios y nunca más pensé que iba a pasar por esto”.

Sin embargo, su generosa entrega a las personas más necesitadas y vulnerables le ha hecho merecedora de un gran reconocimiento a nivel local que le sirve, según Canca, para afianzar aún más su compromiso. “Este premio te lo dan por algo pero luego tú tienes que ganártelo y mantenerlo”.

La semana que viene esta profesora y delegada de Manos Unidas recibirá del presidente de la Ciudad la escultura, obra de la reconocida artista Elena Laverón, que la reconoce como mujer ceutí del año.

Canca tiene ya claro que este galardón se lo va a dedicar, por un lado, a sus abuelas porque “fueron dos mujeres de otra época que lucharon de otra manera pero que han conseguido influir en mi carácter. La genética marca y pienso que llevo parte de su forma de ser”.

Y por otro, a todas las personas que trabajan y han trabajado desde el anonimato y no se les ha reconocido de forma pública, “pero hay que tenerlas en cuenta”.

Mercedes Canca es consciente que aún queda bastante para conseguir la ansiada igualdad entre hombres y mujeres, aunque reconoce que se está trabajando mucho y que empeño hay, considera que hay que seguir luchando y defendiendo los derechos de las mujeres. “Hasta ahora lo estamos reivindicando a través del diálogo pero si vemos que esta fórmula no nos funciona quizás tengamos que ponernos algo más guerrilleras”.

En este aspecto, Canca defiende la importancia de la formación con capa y espada. La delegada de Manos Unidas es de la opinión de que a través de la vivencia que uno tiene desde pequeñito uno va tomando su puesto en la Sociedad. “Se dice que un niño que es perdonado aprende a perdonar, pues un niño que es criado en la igualdad lo pondrá en práctica con más normalidad”.

Aún así, Canca reconoce que la Sociedad ha avanzado mucho en este aspecto. “Se han dado pasos pero hay que seguir luchando en diferentes materias donde no se llega a percibir esa equiparación entre hombres y mujeres. Para ello, Canca cree que es importante seguir trabajando desde la base, con los niños pequeños.

La premio mujer del año lanza un mensaje claro a la Sociedad en pro de conseguir esa igualdad: “Tenemos que unirnos y luchar desde nuestro ámbito, no podemos acomodarnos y esperar que otros lo hagan por nosotros”.

Una vocación familiar

La ayuda a los demás ha sido una premisa que siempre ha rodeado a la familia de Mercedes, “y eso va calando”. Su padre realizaba un trabajo muy similar al que hoy en día desempeña el Banco de Alimentos, pero a nivel particular. “Yo me acuerdo cómo llenaban la furgoneta con víveres y lo repartíamos en la residencia Nazaret o en Cruz Blanca del Príncipe".

Manos Unidas también le ha posibilitado vivir experiencias únicas como viajar a países necesitados y vivir de primera mano las necesidades por las que pasan millones de personas. “Cuando te falta lo habitual es cuando le empiezas a dar importancia a estas situaciones, por eso pienso que todo el mundo debería vivir alguna vez esa experiencia y ponerse en la piel de los más necesitados, cuando vuelves lo valoras todo más”.

No hay dos sin tres

No es la primera vez que Mercedes Canca recibe un galardón por su trayectoria personal y profesional. En 2015, esta ceutí recibió de manos del rey Felipe VI la medalla al Mérito Civil “como ejemplo del mejor espíritu de servicio público y por proyectar esta vocación en el ámbito educativo y a través de su reconocida entrega al trabajo”.

De igual modo, el 8 de marzo de 2017 fue galardonada con el Premio Maite Alascio de Comisiones Obreras (CCOO). “En esta ocasión no pensé que fuera una broma porque conocía a quien me llamaba, pero con el premio del Rey pensé que era mentira, tardé días en darme cuenta que era verdad y comenzar a tomármelo en serio”.

Y en el futuro

Mercedes Canca no tiene pensado dejar su trabajo en Manos Unidas, aunque cree que es el momento de que llegue otra persona que la releve y tome las riendas. 

Comentarios