Sociedad

Concentraciones y corte de carretera

Los vecinos de Benzú anuncian movilizaciones ante la suspensión de la línea de autobús

Screenshot_20200625-233626
photo_camera Los vecinos de Benzú, reunidos (CEDIDA)

Los afectados hablan de cortar la carretera y concentraciones diarias a partir de este domingo. 

Los vecinos de Benzú están indignados ante el anuncio de la empresa de autobuses Hadú-Almadraba de la suspensión de la línea 5 a partir del domingo. Los afectados han mantenido una reunión urgente y han decidido movilizarse como medida de protesta.

Los vecinos no han concretado fecha y hora de estas manifestaciones, prefieren el factor sorpresa, pero hablan de la posibilidad de cortar la carretera y así impedir que los camiones de Trace, servicio de limpieza, puedan desarrollar con normalidad su trabajo. Trace tiene en esta barriada su base y desde allí parten y regresan los vehículos.

Al mismo tiempo, han organizado concentraciones diarias a las diez de la noche a partir del domingo.

Este viernes, el consejero de Fomento y la empresa de autobuses tienen previsto reunirse, un encuentro que tenía que haberse celebrado ayer pero que se suspendió. El objetivo de este encuentro es tratar la tramitación del contrato que permitirá a la empresa continuar explotando el servicio durante dos años más. Un acuerdo al que llegaron ambas partes y que aun no se ha materializado.

Este retraso ha obligado a Hadú-Almadraba tomar medidas de presión como la suspensión desde el pasado martes de la línea de autobús  que une la Plaza de la Constitución con la barriada San Amaro. 

Ahora, la empresa ha anunciado la suspensión de otra línea, la que llega hasta la barriada de Benzú. La reunión de este viernes puede servir para que Gobierno y empresa limen asperezas y finalmente esta suspensión no se lleve a cabo. 

Hadú-Almadraba viene prestando durante los últimos meses el servicio de autobús sin disponer de un contrato público, ya que la concesión bajo la cual explotaba las nueve líneas que recorren la ciudad ya ha caducado.

Ante el retraso en el abono de sus nóminas, los trabajadores de la empresa decidían el pasado día 9 secundar una huelga que, finalmente, fue desconvocada. La dirección de la empresa logró arrancar al Gobierno local un acuerdo para continuar prestando el servicio durante dos años. Al tiempo, la Ciudad se comprometió a transferir a la empresa 125.000 euros para hacer frente a sus obligaciones con trabajadores y proveedores. Hadú-Almadraba critica que ninguno de estos compromisos se ha hecho efectivo.

Comentarios