EN ESPAÑA

Los jóvenes vicesecretarios desaparecen hasta después del funeral de Barberá

La actitud de Casado, Maíllo, Levy y Maroto con la exalcaldesa de Valencia ha causado malestar en el Partido Popular. Algunos compañeros los incluyen entre los partícipes de la "cacería". Génova ha decidido guardar silencio hasta después de la última misa en recuerdo de Barberá. 

El líder del PP, Mariano Rajoy, preside el Comité de Dirección / Estrella Digital
El líder del PP, Mariano Rajoy, preside el Comité de Dirección / Estrella Digital

Estrella Digital

Los jóvenes vicesecretarios del Partido Popular, a los que algunos de sus propios compañeros de partido les han acusado de participar en la "cacería" a Rita Barberá, no hablarán públicamente este lunes. Al menos, no hasta después de la misa que el cardenal y arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, celebrará este lunes a las 19:30 horas en la catedral valenciana en recuerdo a la senadora ‘popular’ que falleció el pasado miércoles en un hotel céntrico madrileño, frente al Congreso de los Diputados, pocos minutos antes de que arrancara la primera sesión de control al Gobierno de esta nueva legislatura. No habrá rueda de prensa en Génova y tampoco hay entrevistas anunciadas hasta las 20.00 horas, cuando está previsto que intervenga Andrea Levy en el debate de Hora 25 de la Cadena SER.

Es evidente que no ha sido una semana fácil para el Partido Popular, pero menos aún para los cuatro vicesecretarios que durante meses llevan capeando públicamente las informaciones policiales y judiciales procedentes desde Valencia. En enero explotó la ‘Operación Taula’, y desde entonces, el nombre de Rita Barberá ha estado ligado a este nuevo caso de corrupción. En un primer momento, porque nueve de los diez ediles del PP que le acompañaron en la lista de las últimas elecciones municipales fueron imputados por presunta corrupción. Aunque finalmente, el cerco se estrechó del todo. En octubre, el magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Surpremo, Cándido Conde-Pumpido, citó a la senadora del PP para declarar como imputada por un delito de presunto blanqueo.

Hasta entonces, los vicesecretarios llevaban meses advirtiendo públicamente de su malestar por la presencia de Barberá en el Senado. "En política hay que ejercer con dignidad y con ejemplaridad, y hoy en 2016 más que nunca; su actuación en este final de su carrera no cumple ninguna de las dos cosas", llegó a decir el vicesecretario sectorial, Javier Maroto. “Hay vida después de la política” y “debería de dejar el escaño”, fueron palabras del vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado.

Rajoy y su ‘número dos’ en el PP, María Dolores de Cospedal, intentaron defender la presunción de inocencia de la exalcaldesa valenciana, pero los malos resultados obtenidos en las urnas, que no le permitían gobernar en soledad, precipitaron su expulsión. El PP y Ciudadanos pactaron un acuerdo anticorrupción en el que obligaban a echar de sus filas a aquellos imputados por corrupción y Barberá fue la primera damnificada. Al final, la valenciana dejó el partido, pero no el escaño, como querían los jóvenes vicesecretarios.

 

La última vez que Casado negó a Barberá

Hace una semana, en la rueda de prensa posterior al Comité de Dirección presidido por Rajoy, Casado tuvo que volver a hacer frente a una pregunta relacionada con Barberá, que resolvió rápidamente: “Ya no forma parte de este partido”. Y dos días después, murió. El PP ha intentado desviar el foco y acusar a los medios de comunicación y a la oposición de una “cacería”, pero su entorno asegura que la pena que tenía Rita Barberá se "la causaron los suyos". Desde entonces, dentro del PP, muchos han apuntado a los nuevos vicesecretarios como otros culpables más de la depresión que sufría la ‘expopular’, pero lo cierto es que ninguno quería fotografiarse con ella.

Este lunes, cinco días después de esta tragedia, nadie comparecerá en Génova tras el Comité de Dirección que se ha celebrado en la sede nacional. La dirección nacional ha decidido guardar silencio, al menos, hasta después del último funeral. Este tipo de comparecencia la suele hacer Casado, no obstante, cualquiera de los vicesecretarios que la protagonizara tendría que responder públicamente por primera vez a todas las acusaciones que algunos compañeros han vertido sobre ellos. No habrá ningún comentario de este tipo “por respecto”, explican desde el PP.

Es más, ninguno de ellos tenía en previsión ninguna entrevista este lunes, algo que en absoluto es habitual. La primera intervención pública de alguno de los vicesecretarios desde el pasado miércoles no será hasta las 20.00 horas. Y no lo protagonizará ninguno de los más implicados en la historia, sino que será la vicesecretaria de Estudios y Programa, Andrea Levy, la primera en responder al respecto en la Cadena Ser.