Comunicados

Consejos para afrontar la cuesta de enero con éxito

hipoteca-gastos
photo_camerahipoteca-gastos

Aprende cómo superar la cuesta de enero con eficacia mediante unos sencillos tips

Enero es por excelencia, el mes más difícil en la mayoría de los hogares en cuanto a la economía se refiere. Después de las fiestas navideñas y del fin de año y de todos los gastos que realizamos en estas fechas, en comidas, regalos, ropa, etc., lo más habitual es que el mes de enero sea difícil de superar para las familias.

Por si los gastos navideños no fuesen suficientes, las subidas de algunos servicios básicos del hogar, como la electricidad o el gas, hacen que la cuesta de enero sea aún más complicada.

A continuación, te ofrecemos algunos sencillos consejos, que pueden serte de gran utilidad para afrontar el mes de enero y salir airoso de él.

Realizar un análisis del presupuesto disponible

El primer paso para poder hacer frente a la cuesta de enero, y en general para todo el año, es estudiar de forma detallada el presupuesto familiar del que se dispone, de los gastos y de cualquier otro aspecto que pueda afectar a la economía de la familia y hacer una lista de todo ello.

Este paso es especialmente importante en las familias grandes y también cuando el presupuesto es medio o bajo, aunque también puede ser de utilidad para todo tipo de familias.

Para analizar el presupuesto, en primer lugar, conviene tener en cuenta el salario y los ingresos extra con los que se cuenta. Si el presupuesto con el que se cuenta no es muy alto, hay algunas formas de aumentarlo, como recurrir a los préstamos o a los creditos rapidos sin papeles.

Después, conviene apuntar los gastos fijos a los que necesariamente hay que hacer frente, como la luz, el agua, etc., y a cuánto ascienden todos estos gastos.

Por otra parte, es importante que queden reflejados otro tipo de gastos que también pueden ser necesarios, como el gasto del veterinario, por ejemplo.

Una vez que tengamos claros los gastos imprescindibles, deberemos indicar la parte del presupuesto que se destinará a cada gasto. Gracias a este exhaustivo análisis, podremos hacernos una idea de la parte del presupuesto que podemos destinar a otros gastos, como los gastos urgentes que puedan surgir, o a los que no sean esenciales, como el dinero que podremos gastar en las rebajas.

Tener cierto control a la hora de comprar

Enero, además de ser un mes difícil para la economía, también es el mes de las rebajas, lo que hace aún más complicado mantener la estabilidad de la economía familiar. Para evitar caer en compras innecesarias y en los ganchos de las rebajas, lo mejor es hacer una lista antes de comprar nada con todo lo que realmente necesitamos.

De esta forma, podemos aprovechar los descuentos de las rebajas, pero sin gastar más de la cuenta en compras que normalmente se realizan por impulso, y de las que después nos podemos arrepentir.

Disminuir las deudas

Aunque puede parecer algo complicado si no disponemos de unos ingresos holgados, podemos destinar aunque sea una pequeña parte del presupuesto a las deudas que tengamos.

Si revisas las deudas que tienes, podrás darte cuenta de las que son más urgentes y de si es posible asumir algunas de ellas, lo que te ayudará a empezar el año con unas cuentas más saneadas.

Empezar a ahorrar

Enero puede ser el mes perfecto para empezar a ahorrar. Para tener una economía saneada, tanto en enero como en el resto de meses del año, lo mejor es proponerse la meta de ahorrar una parte fija del presupuesto y meterla en una cuenta de ahorro, por ejemplo.

No tiene por qué ser una cantidad de dinero grande, simplemente lo que cada persona se pueda permitir. Esto puede suponer una gran ayuda para las urgencias que puedan aparecer durante el año e incluso para afrontar la siguiente cuesta de enero.

Intentar realizar la mayor parte de las compras en efectivo

Aunque no nos percatemos de ello, el realizar las compras con la tarjeta de crédito, hace que gastemos más de la cuenta y que no controlemos los gastos, al no ver directamente el dinero que estamos usando.

Por ello, se recomienda pagar en efectivo siempre que se pueda. Si de todas formas preferimos hacer las compras con la tarjeta, para tener un mejor control podemos realizar una lista rigurosa de todos los gastos que vamos haciendo con la tarjeta.

Comparar precios antes de comprar

Comparar los precios antes de realizar cualquier compra, nos puede ayudar mucho a ahorrar. Para ello, no es necesario ir tienda por tienda y apuntar los precios de los productos.

Podemos utilizar Internet para comparar el precio de los artículos de forma sencilla o también revisar los folletos de las tiendas o de los supermercados para estar bien informado antes de comprar.

Comentarios