Comunicados

Videntes recomendadas y verificadas

Videntes recomendadas y verificadas
photo_cameraVidentes recomendadas y verificadas

La videncia es un don que tienen algunas personas desde que nacen para percibir información sobre el futuro o el pasado. Esta información puede llegarles a los videntes en forma de imágenes, que es lo que se llama clarividencia, el tipo de videncia más común. 

Sin embargo, existen otras formas de videncia en las que la información se recibe en forma de sonidos o voces, lo que se conoce como clariaudiencia; sensaciones físicas o emocionales, lo que se conoce como clarisensibilidad, o simplemente hay quienes saben cosas sin conocerlas de antemano, en este caso se llama clariconsciencia.

Hay personas que tienen varios tipos de videncia, como es el caso de Coral Molina, una clarividente muy conocida que tiene habilidades de clarividencia y clariconsciencia. Sin duda una de las videntes verificadas más recomendadas de hoy en día.

Coral Molina, vidente recomendada

El equipo de videntes auténticas de Coral Molina ofrece ahora un servicio profesional de tarot por teléfono en Estados Unidos (USA) Puerto Rico Canadá, España y México sin coste adicional. Una oportunidad para resolver nuestras dudas sin salir de casa.

Cómo contactar con Coral Molina

Dispone de un teléfono gratuito para llamar desde España/ Europa: +34 96 047 93 63  y un USA Toll free para llamar desde Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá: 1-888-890-6762.

Pasarelas de pago seguro online:

  • Pago PayPal (tarot PayPal): www.coralmolina.com/tarot-por-paypal/
  • Pago Tarjeta (tarot VISA): www.coralmolina.com/pago-tarjeta/
  • Para más información puede visitar la página www.coralmolina.com

Origen de la videncia

La videncia ha existido desde siempre y la humanidad siempre ha sido curiosa de saber aquello que le reserva el futuro, por eso siempre buscó este conocimiento en señales de los dioses, el movimiento de los astros en el cielo, las formas de los objetos, las formas que tomaba el humo al elevarse encima del fuego, etc.

Sin embargo, el poder descifrar estos signos no era para todo el mundo, en las comunidades antiguas y en las modernas solo unos pocos individuos pueden interpretar señales o visiones y son los videntes.

En algunas sociedades antiguos, estos individuos eran acusados de brujería y eran ejecutados por el temor que generaban sus conocimientos. En otros pueblos, tenían un lugar privilegiado, como profetas, guías espirituales o sabios que tenían la función de ayudar a los demás. En la Antigua Grecia se les consultaba para tomar cualquier decisión personal o política. 

En la Edad Media, con el avance de los conocimientos, se empezó a mostrar interés por el movimiento de las estrellas y planetas y su influencia en la vida de las personas, con esto empezó a surgir en esa época el tarot como arte adivinatorio. 

El papel del teléfono en la evolución de la videncia

Hace unas cuantas décadas aún existía un gran tabú entorno al universo de la videncia, porque no todo el mundo era creyente y no cualquiera se atrevía a decir abiertamente que consultaba videntes. Esto se debía a que había mucha desinformación al respecto y las personas que consultaban eran vistas como “locas” o, como poco, excéntricas.

Cuando avanzaron las tecnologías y apareció la videncia por teléfono aún existía cierto recelo, pero esta modalidad tuvo gran éxito, ya que les dio la oportunidad a los consultantes de hablar con videntes de manera privada y era más difícil que sus círculos de amigos o personas cercanas se enteraran, por lo que mucha más gente curiosa empezó a atreverse a consultar telefónicamente.

Esto fue muy positivo para la videncia porque empezó a normalizarse un poco más, y ya dejaba de ser algo misterioso y oscuro para convertirse en una herramienta de ayuda para las personas que se encuentran en situaciones emocionales difíciles. 

Aún así, con el pasar de los años, siguió existiendo cierta aprensión al momento de consultar videntes por teléfono porque, a pesar de la privacidad que brindaba esta modalidad, las opciones de pago eran limitadas, generalmente los pagos se realizaban en la factura telefónica y podía verse claramente el motivo del cobro, por lo que alguien aún podía enterarse de la consulta y esto seguía cohibiendo a algunas personas.

Al darse cuenta de esta dificultad, los servicios de videncia telefónicos empezaron a mejorar con los años y las nuevas tecnologías, ofreciendo nuevos y mejores métodos de pago y mejorando los estándares de privacidad y seguridad.

El Internet en conjunto con la videncia telefónica ha logrado que se incluyan diferentes tipos de plataformas de pago seguras, promociones y cupones y compras de minutos que pueden utilizarse a conveniencia, para aportar más beneficios a los usuarios. Un claro ejemplo lo constituye el servicio de tarot y videncia coralmolina.com que ofrece muchas facilidades y especialistas en varios tipos de videncia.

Hoy en día, la sociedad tiene la mente más abierta, la videncia se practica en la mayor parte de las sociedades occidentales mediante consultas presenciales o a través de medios telefónicos, los cuales representan la mayoría de las consultas por la comodidad y la privacidad que representa tomar el teléfono en el lugar y momento de elección, y poder consultar con una vidente de manera privada.

Gracias al teléfono y al Internet, hoy las videntes están al alcance de todo el que quiera consultarlas, se volvió algo muy común y cotidiano que es de mucha ayuda para miles de personas cada día. Además, los usuarios están muy informados y tienen la posibilidad de elegir la vidente que desean consultar, su especialidad, lo que quieren gastar y, lo más importante, pueden leer los comentarios en línea de otros consultantes que comparten sus experiencias.

Comentarios