Crisis del coronavirus

A votación una serie de propuestas vitales para estos trabajadores y el futuro de Ceuta

Los grupos de la Asamblea no pueden fallar a autónomos y pymes en el pleno

El presidente Vivas junto a la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraEl presidente Vivas junto a la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani (C.A./ARCHIVO)
Con su esfuerzo contribuyeron a levantar el país en tiempos de crisis y ahora la Ciudad quiere poner en marcha un plan que palíe los estragos del Covid-19

La emergencia sanitaria declarada en España es muy grave. Nadie duda de que aniquilar al virus, cerrándole las puertas de entrada, es prioritario y que todas las medidas que estén al alcance del Gobierno deben ponerse en marcha. Todas.

La esperanza de los ciudadanos no es otra que ver como los gobiernos cumplen con su obligación de fortalecer al máximo el sistema sanitario y poner los recursos, medios humanos y materiales que sirvan para garantizar la salud de la población, evitando que continúe la propagación del coronavirus.  

Todas las comunidades están combatiendo la pandemia como mejor saben y los ciudadanos están siendo escrupulosamente obedientes y responsables, entre ellos los que han tenido que cerrar temporalmente sus negocios, su medio de vida.  

Porque –aparte- la pandemia nos va a dejar dos crisis que inevitablemente se agudizarán con el paso del tiempo, una económica y otra social, ambas de unas dimensiones extraordinarias. Para superar esas otras crisis, sólo caben medidas de choque y a tiempo. Hay que empezar ya.  

A los políticos tenemos que exigirles que activen, cuanto antes mejor, aquellos planes urgentes que vengan a aliviar la agónica situación que ya están sufriendo tanto el colectivo de trabajadores autónomos como la pequeña y mediana empresa, cuya valor y esfuerzo por mantener abiertos sus comercios fue clave para sacar a España de crisis anteriores.  

Autónomos y pymes se merecen en estos momentos que –sin excusas-todos los políticos den una respuesta común a la ruina que se les viene encima.

El plan de ayudas económicas diseñado por el Gobierno de Ceuta es necesario y su aprobación imprescindible. Podrá ser mejorable, sin duda, pero cualquier aportación que elimine angustia y aporte certidumbre a la vida de autónomos y pequeños empresarios, debe contar con al apoyo unánime de los partidos políticos que tienen representación en la Asamblea. Lo contrario sería poner palos a las ruedas y piedras en el camino. Y Ceuta no está para eso.  

Este plan del Gobierno de la Ciudad contempla iniciativas solicitadas por la Cámara de Comercio y Confederación de Empresarios, organismos que no han dudado en secundar otras medidas sociales que se sostendrán con fondos extraordinarios destinados a familias vulnerables. Son conscientes de que ayudar a estas personas favorece la recuperación del tejido productivo de Ceuta. Estas familias son indispensables en la evolución del consumo como soporte esencial en la creación de empleo.    

Si llega el momento, habrá tiempo de construir ese gran acuerdo económico y social que necesita España, pero mientras, cada autonomía debe aprobar sus propuestas económicas y fiscales directas e indirectas. Es también una emergencia y los grupos políticos tienen que estar a la altura.  

La ciudadanía está muy cansada de posiciones partidistas. Este sábado los grupos parlamentarios de la Asamblea tienen la oportunidad de aparcar pequeñas diferencias programáticas y matices presupuestarios. Es el momento de dar una respuesta común a los autónomos y pymes. Cualquier postura abstencionista o contraria no lo será por el bien de Ceuta, ni entendida por la inmensa mayoría de los ciudadanos.   

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad