Crisis del coronavirus

Un estudio advierte, sin embargo, del papel que los menores de 65 años juegan como factor de propagación de la enfermedad en el hogar

Ceuta halla en una población joven un escudo frente al virus

Viandantes en el Paseo del Revellín (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraViandantes en el Paseo del Revellín (C.A./ARCHIVO)

Un estudio de la Autónoma de Barcelona prevé que en las poblaciones más envejecidas el índice de mortalidad duplicará el de las más jóvenes.

La condición de ser una de las provincias menos envejecidas de España convertirá a Ceuta en uno de los territorios que mejor resistirá el embate del coronavirus. Un estudio del Centro de Estudios Demográficos (CED) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) concluye que la edad de la población y la estructura de los hogares determinan la mayor o menor vulnerabilidad de los territorios ante la pandemia.

Según el estudio, elaborado por los profesores Diederik Boertien, Albert Esteve e Iñaki Permanyer, las conductas de jóvenes y mayores en cada territorio y la relación entre ellos y la estructura de la población condicionará los índices de mortalidad ante un virus que en ocho de cada diez casos matará a personas mayores de 65 años. De este modo, los territorios más envejecidos duplicarán la mortalidad por cada 100.000 habitantes de los más jóvenes.

Los autores del estudio estiman que serán los menores de 65 años que conviven con ancianos los que generarán más de la mitad de los contagios que se registren en los domicilios. En el caso de Ceuta, ocho de cada diez muertes ocasionadas por contagios en el hogar estarían inducidas por personas con menos de 65 años.

La conclusión es que si bien los jóvenes tienen menos posibilidades de morir por Covid-19, su intervención es muy relevante en la propagación de la enfermedad dentro del hogar.

Comentarios