Crisis del coronavirus

No se han preparado para la llegada de los bañistas y no hay servicios esenciales

La falta de previsión del Gobierno de Ceuta desluce la apertura de las playas en fase 2

Los ciudadanos han comenzado a disfrutar de las playas sin que estas se hayan preparado para la fase 2.

El Gobierno de la Ciudad ha tenido tiempo durante las fases 0 y 1 del plan de desescalada para acondicionar las playas de nuestra ciudad. Sin embargo, no lo ha hecho porque este primer día de la fase 2, en la que se autoriza su uso y disfrute para relajar el confinamiento, los principales arenales han amanecido sin aplanar, sucios, sin papeleras ni contenedores y, claro está, sin mobiliario. Las algas del Chorrillo y los montículos de arena de la Ribera siguen allí.  

Tampoco se ha colocado el balizamiento ni estaba activado un servicio fundamental como el de vigilancia y socorrismo, especialmente este año por razones obvias. Recordemos que la empresa de salvamento también se encarga de la atención sanitaria.

No vale decir que la temporada de baño comprende del 15 de junio al 15 de septiembre. La situación de la pandemia requería anticipación y la puesta en marcha de medidas preventivas y de protección. No las ha habido. Se pide responsabilidad al bañista, pero dónde ha quedado la responsabilidad de nuestras autoridades.

Hay zonas de baño adonde ya acuden usuarios que están cansados de permanecer recluidos en sus domicilios, pero se han encontrado sin servicios. Ninguna previsión ha existido por el Gobierno de la Ciudad y, en particular, por las consejerías competentes.

Desde el mes de mayo, más vale tarde que nunca, el Gobierno viene anunciando que trabaja en preparar la temporada, pero a la vista está que esa labor no se ha llevado a cabo. Ni han limpiado ni allanado la arena ni han parcelado la playa, como dijo el portavoz del Gobierno.

Duchas, Lavapiés, plataformas de drenaje, pasarelas, barandillas, aseos. Nada de nada a 25 de mayo. ¿Qué vamos a decir sobre las sombrillas? Pues que no hay ninguna. ¿Dónde y cuándo se ha reunido el llamado Comité de Playas para preparar esta esperadísima entrada anticipada de la temporada de baño? Este martes lo quieren resolver todo con una comparecencia.

Un Gobierno que se gastó una buena suma de dinero el año pasado en la puesta en marcha del ascensor panorámico de la playa del Chorrillo. Levantar la estructura costó unos 225.000 euros. Y anteriormente en el elevador de la playa de la Ribera que tuvo que blindarse en 2019, aumentando su coste en 4.000 euros. Mucho dinero en ascensores y los servicios esperando.

Todos los años está en el ánimo del Gobierno local tener listas las playas coincidiendo con su uso, pero no lo cumple. Y no estamos hablando de una barbaridad porque así ocurre en otros lugares de España donde ya funciona incluso la megafonía. ¿Qué mejor indicador del comienzo de un período de baño que desde el momento en que se ve una cierta afluencia de bañistas?

Otra cuestión preocupante es el servicio de salvamento y socorrismo que tenía adjudicado Marsave Mallorca SL hasta 2019 y que ha sido licitado este año por finalización de contrato. El 18 de mayo acababa el plazo de presentación de ofertas, casi metidos de lleno en la fase 2 de desescalada. El adjudicatario es Marsave, pero el procedimiento ha sido impugnado. ¿Cómo va a salir la Ciudad de este atolladero?

El covid-19 sigue entre nosotros. No se ha ido. No paramos de escucharlo. Y aparte de decirnos eso, ¿qué hace el Gobierno de la Ciudad para preservar la seguridad de todos en las playas? Mañana ya es 26 de mayo.  

 

 

Comentarios