Crisis del coronavirus

¿Regreso de las restricciones con la sexta ola? Mientras Roviralta apremia, Domínguez “no aboga”

restricc
photo_camera El ejecutivo local no va a adoptar, de momento, nuevas medidas y supedita la evolución de la pandemia a la responsabilidad de la ciudadanía. (C.A/ARCHIVO)

Ceuta hace su entrada en la fase exponencial con cerca 200 casos en un mes, mientras el entorno sanitario confronta sobre la necesidad de adoptar medidas más restrictivas

El próximo viernes se cumplirá un mes desde que la pandemia volvió a tener presencia en Ceuta. Desde entonces se contabilizan 190 positivos, más de 300 personas en aislamiento y doce brotes activos. Con el conteo de nuevos casos diarios, la incidencia sigue in crescendo y ya se sitúa en 161 puntos. Desde el pasado jueves la sexta onda quedó oficialmente nombrada en la ciudad que inicia su entrada en la fase exponencial, como señala el jefe del servicio de Medicina Preventiva, Julián Domínguez.

Con todo este paisaje social, el Ejecutivo local confía capear esta nueva onda epidémica sin necesidad de adoptar restricciones adicionales y, con ello, evitar reventar esa Navidad tan esperada por todos. Mientras, el entorno sanitario de la ciudad confronta sobre si necesario tomar medidas más restrictivas.

Distancia interpersonal, mascarillas e higiene de manos. Domínguez fía todo a estas herramientas para sortear una sexta ola que sigue ascendiendo y que ha obligado a otras comunidades a extremar precauciones. El objetivo para el jefe del servicio de Medicina preventiva es superar esta nueva onda sin más limitaciones que las ya contempladas. “No abogo por incrementarlas”. No obstante, lanza un aviso a las autoridades: “Tienen que tomar medidas que permitan una distancia. Podemos continuar como estamos pero si llevan a cabo un control eficiente”. Domínguez se refiere, por ejemplo, a próximos eventos en los que se prevén masificaciones como la cabalgata de Reyes. Considera, además, que el garantizar un aforo no solo obedece a cuestiones sanitarias, sino también de seguridad.

Menos benévolo es el horizonte para el presidente del Colegio de Médicos, donde hace unos días lanzaban la alarma por el riesgo que suponía esta sexta ola. El propio Enrique Roviralta manifestaba el panorama de incertidumbre que se presenta, al que tildaba de “muy negativo”.  Es de los partidarios a adoptar medidas antes de que sea tarde. Aboga por restricciones enfocadas, sobre todo, en la limitación de aforos en los interiores, ya que para el presidente del Colegio de Médicos este es uno de los principales focos en los que se están produciendo los contagios.

En lo que sí coinciden sendos médicos es en la gravedad que desprende la situación para las próximas semanas. “Podemos tener una onda muy elevada con muchos casos graves y, entre ellos, registrar mortalidad”, desprende Domínguez. Roviralta señala, además, que la entrada en juego de la Ómicron difumina las previsiones y no permite determinar cómo va a afectar la nueva ola ni la repercusión que puede alcanzar.

De momento,  un factor negativo que está marcando este nuevo periodo epidemiológico en Ceuta es la detección en la mayoría de los nuevos casos de personas sintomáticas. Un indicio preocupante para el jefe de Medicina Preventiva porque “se producen más contagios y con mayor carga asistencial”.

Comentarios