¿De qué hablamos?

¿De qué hablamos? trata esta semana con la psicóloga, Lola Escalante, las consecuencias de la pandemia para la salud mental

"Si algo nos tendría que enseñar esta pandemia es a vivir en el presente, que es lo único que existe"

"Los expertos de la OMS afirman que muchas de las personas que no cumplen los protocolos sanitarios sufren la fatiga pandémica aunque haya aparte otros motivos. Hay personas que no acaban de creerse lo que está pasando", afirma Lola Escalante. 

Lola Escalante es la decana del Colegio Oficial de Psicólogos de Ceuta. ¿De qué hablamos? aborda esta semana la pandemia y sus consecuencias para la salud mental, que no son pocas y mucho menos un asunto menor. 

Vive y trabaja en Ceuta desde hace aproximadamente una década. Es también vocal de la Junta de Gobierno del Consejo General de la Psicología de España. Cuando la preguntamos si una pandemia afecta mentalmente a todos, incluso a los que niegan la existencia del virus, nos cuenta que "evidentemente todo aquello que viene de lo inesperado y que además no tenemos recursos para afrontar, genera como poco preocupación a los seres humanos. Luego dependerá de cada uno, de su personalidad y de su historia de vida, que le pueda afectar más o menos". 

Confirma que "han subido las demandas de asistencia psicológica en la privada porque en la pública, con los recursos tan escasos que tiene, has de esperar un mes o dos para que te den cita. La incidencia ha subido los casos de ansiedad, depresión, intentos de suicidio, insomnio. Hay un montón de estudios que nos dicen lo que ya sabíamos que iba a pasar. Hay un miedo generalizado". 

Opina que hay un antes y después en esta crisis sanitaria y que los fallecimientos de familiares y amigos afectan más si es por esta pandemia que por otras causas. "Los rituales se están flexibilizando, pero durante el confinamiento y en los picos de las olas los rituales funerarios no han sido posibles y estos son imprescindibles en el duelo. Las personas han muerto solas. Ahí entra un imaginario de cuánto le habrá dolido y sufrido. Es importante despedirse para elaborar bien el duelo".

Una de cada cinco personas que ha sufrido el covid va a tener o está teniendo consecuencias patológicas mentales. ¿Y habrá psicólogos para atender a todos?. Escalante responde que "psicólogos privados hay, la demanda nuestra desde el colegio es que los recursos en salud mental pública no llegan al 1% por habitante. Si antes de la pandemia había menos profesionales de los que se necesitan, ahora mayor es el problema. Abogamos porque haya una salud pública también para la salud mental. Parece que todavía no tiene su lugar, parece que no es importante cuidarla". 

De los que acuden en pandemia al psicólogo más son mujeres que hombres, en general. Padecen fatiga pandémica también, que "es un término muy claro que significa que con tantas limitaciones e incertidumbres las personas están desarrollando una serie de sintomatologías que tienen que ver con el cansancio, la falta de concentración, problemas con el sueño, irritabilidad, desesperanza"

¿Pero tener fatiga pandémica justifica no cumplir las medidas sanitarias? La experta dice que sí: "Efectivamente. Los expertos de la OMS afirman que muchas de las personas que no cumplen los protocolos sanitarios es por la fatiga aunque aparte haya otros motivos. Hay personas que no acaban de creerse lo que está pasando". La psicóloga añade que "tenían que haber contado con los psicólogos para escucharnos a la hora de elaborar los protocolos". 

Lola Escalante está convencida de que la pandemia no cambiará a las personas como algunos creen: "Las personas no cambian porque sí. Sobre todo los adultos tenemos ya un recorrido y nuestra mochila está llena de piedras del camino que han conformado la personalidad de cada uno. Aquellos que tienen fobia social o miedo a relacionarse, esto no les viene bien. Sin terapia no hay mejoría. Si algo nos tenía que haber enseñado esta pandemia es a vivir en el presente, que es lo único que existe". 

La estigmatización por el covid existe y en relación a la salud mental mucho más: "Todavía hay personas a quienes les da vergüenza contar que va a terapia en un contexto pequeño como Ceuta, como si esta estuviera asociada a la locura. Hay personas que tienen miedo a reconocer que han tenido covid y a juntarse con otras personas. Hay miedo al rechazo". 

La psicóloga explica que "cuando vivimos situaciones en las que está en peligro nuestra vida y no tenemos recursos para afrontarlas se puede desarrollar un trastorno de estrés postraumático. Un estudio ya advirtió que iban a ver personas con este trastorno hasta tres años después de que finalice la pandemia. Esto es vivir como si te estuviera volviendo a pasar". 

Experta en salud mental perinatal o materna, Lola Escalante asegura que "la evidencia científica no dice que las embarazadas no se pueden vacunar. Todo lo contrario. Hay muchos desconocimiento". ​