Deportes

Vicente Matoso, convocado para la selección

photo_camera En el banquillo, Yassin E. Abdelmunin M.S., e Himad KA./M.G.

El ceutí, llamado por el seleccionador nacional para el España-Alemania

La Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta ha iniciado el juicio oral por el homicidio del trabajador de las Brigadas Cívicas Karim Mohamed, quien falleció de tres disparos en la barriada Príncipe Alfonso el día 24 de julio de 2011.

En el banquillo se sientan cinco personas, cuatro de ellas en situación de prisión. Estos cuatro son Hicham M.M., Mustafa L.M., Himad K.A. y Abdelmunin M.S. El quinto acusado, que se encuentra en libertad, con cargos es Yassin E.A. El Código Penal contempla penas de entre 10 y 15 años para el delito de homicidio.

La Audiencia Provincial registraba ayer unas medidas de seguridad excepcionales, con un nutrido grupo de agentes de la Jefatura Superior de Policía, con protección de chalecos antibala, tanto en el interior de la sala como en la zona exterior de la misma y también en la zona de entrada al edificio Ceuta Center, donde tiene su sede la Sección de la Audiencia Provincial, concretamente en el segundo piso.

Para mañana, segunda y en principio última sesión del juicio, está prevista la declaración de testigos: cinco policías nacionales, dos policías locales, y los civiles M.A.A., A.C.A.,, S.A.A., N.L.M. y M.A.A. Tras un paréntesis la última sesión comenzaría a las 12.30 horas con la testifical de A.A.M. y de un agente del Cuerpo Nacional de Policía, quien prestará declaración mediante videoconferencia.

Los hechos que se juzgan tuvieron lugar a las 15.30 horas cerca del cafetín ‘El Mojito’. Tres pistoleros, con la cara descubierta, se bajaron de un vehículo y comenzaron a disparar indiscriminadamente. Karim Momamed fue trasladado de urgencia al Hospital Universitario, pero falleció. Una segunda persona recibió un tiro en un pie.

Los ahora juzgados fueron detenidos en diferentes acciones llevadas a cabo por el Cuerpo Nacional de Policía.

Amigo de 'Tafa Sodia', tiroteado hasta la muerte en el Paseo de la Marina Española, Karim Mohamed era reconocido como un ciudadano ejemplar y su muerte causó gran consternación en Ceuta.

 

Comentarios