Frontera

Otro incidente en la frontera que produce sonrojo

La frontera de la Señorita Pepis que debemos a los gobiernos de la Nación  

Frontera del Tarajal (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraFrontera del Tarajal (C.A./ARCHIVO)
Ceuta se merece una infraestructura segura, impermeable y que cumpla la condición de frontera territorial.   

Esta madrugada se ha producido otro episodio negro en la frontera de El Tarajal. De esos que desgraciadamente echan por tierra todo el esfuerzo y profesionalidad de los cuerpos de seguridad. Aquí sabemos de las condiciones en las que trabajan la Guardia Civil y la Policía Nacional, pero de Ceuta para afuera, que ocurran sucesos como el de hoy sólo envilecen a nuestros gobernantes.  

Los agentes cumplen con su labor, los que están y con los escasos medios de que disponen; los gobiernos, no. No salen del discurso rígido y políticamente correcto y de unas manifestaciones impregnadas de una gran loa que dirigen a los profesionales. Pero eso sólo no vale. En la práctica, nada cambia. La situación sigue siendo infernal en una frontera débil y permeable. En pocos pasos fronterizos del mundo deben ocurrir sucesos de la manera que aquí se producen.

Hoy ha sido un vehículo a toda velocidad que ha arrasado con todo lo que tenía a su paso. Suerte que los destrozos han sido únicamente materiales sin desgracias personales de uno y otro lado. El pasado agosto fue otro conductor kamikaze el que fue detenido a la altura de la playa del Chorrillo tras chocar con un vehículo policial. Había cruzado la frontera y portaba un cuchillo de grandes dimensiones que esgrimió a los agentes cuando fue interceptado.

Son más episodios. Algunos trascendieron y otros no tanto. Sonado fue el de agosto de 2017 cuando 187 personas entraron a la carrera de noche nada menos que por una frontera internacional. Las autoridades dejaron en evidencia la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Fue un absoluto ridículo, tan inexplicable como indignante que los funcionarios tuvieron que soportar.

Hoy todavía nos preguntamos qué control existe y qué seguridad ofrece el paso del Tarajal. Ninguno. Después de meses de espera desde su primer pronunciamiento, hace unos días el ministro del Interior anunciaba que se retiraban las concertinas por fin y que comenzaría a modernizarse la frontera con nueva tecnología y los sistemas más avanzados. Dense prisa por favor.  

 

Comentarios