Frontera

El embolsamiento comienza a ser un problema: entre cuatro y cinco horas de esperas cuando anuncian tres

Sin explicaciones y más horas de lo anunciado a puro calor: la pesadilla de los conductores que van a Marruecos. 

Comienzan a plantearse dudas sobre cómo se ha organizado la reapertura desde este lado, desde España. Y la propia AMGEVICESA responsable de la gestión de la cola en la explanada reconoce el “caos”. Algunos vehículos tal y como han entrado en la explanada han vuelto a salir y los viajeros han desistido de ver a sus familiares este fin de semana. Niños y mayores han soportado un intenso calor durante más horas de la cuenta.

Este viernes en la explanada de embolsamiento de Loma Colmenar era un día en el que se esperaba y se sabía que se iban a acumular coches. Lo que no se sabía es que la gestión de esas colas no iba a ser la adecuada. No se ha cumplido el tiempo de espera de tres horas que indicaba el cartel que orientaba a los viajeros. Nadie daba explicaciones y mayores y niños estaban muy cansado por el húmedo calor que ha hecho en Ceuta este viernes.
Lo han podido comprobar estas redacciones a pesar de la prohibición desde la Gerencia de AMGEVICESA de acceder a la explanada. Precisamente en la explicación dada para justificar semejante censura se reconocía “el caos” y el previsible “descontento” de los ceutíes que allí estaban esperando.
Aún así eran los propios viajeros los que al salir por la barrera expresaban a las claras sus quejas. Viajeros que decidieron cruzar la frontera hoy tras salir sus hijos de los colegios. Vuelven el domingo, pero indignados porque esperaban otra cosa para un reapertura fronteriza tan esperada. Algunos optaron por entrar y salir y abandona su objetivo de pasar al país vecino.
En la explanada más de 200 coches, en la frontera esperas de cincuenta minutos para pasar andando el control fronterizo español. Los registros y el control de las medidas sanitarias demoran el paso que para algunos se hace eterno. Viajar a Marruecos sigue siendo una odisea.

Por cierto, la obra de asfaltado está a punto de terminarse, pero aún queda pintar las señalizaciones.

También hay obras de mejora en la propia explanada. Y ahí, de momento ni hay toldos ni tampoco un bar a mano en el que adquirir bebidas o comida para soportar la espera, que aunque el cartel dijera que era de 3 horas, algunos viajeros han referenciado esperas de hasta 5 horas.

Comentarios