Inmigración

Insiste en que no ha habido negativa al "no haber petición"

El Obispado niega que se haya solicitado el centro de Nazaret para acoger menores

rafael-zornoza-850x310
photo_camera Rafael Zornoza, obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta (REDACCIÓN)

El Obispado sostiene que las instalaciones de Nazaret están "en estado ruinoso e inhabitable".

El Obispado de la Diócesis de Cádiz y Ceuta ha emitido un comunicado para defender su postura respecto a los alojamientos de inmigrantes y al trato dispensado a los mismos por la Iglesia.  

Textualmente se dice que "ante las opiniones publicadas en algunos medios de comunicación sobre la atención a los emigrantes en la Comunidad de Ceuta por parte de la Iglesia, este obispado se ve en la necesidad de precisar lo siguiente:

  1. En ningún momento de esta crisis migratoria las autoridades de Ceuta han solicitado a la diócesis las instalaciones de Nazaret; por tanto, no es cierto que la iglesia diocesana se haya negado a ceder dicho inmueble para acoger a los menores, porque nadie lo ha solicitado.
  2. Como se ha manifestado en las recientes informaciones, dichas instalaciones de Nazaret están en estado ruinoso e inhabitable, razón por la que tuvieron que ser canceladas. En los años posteriores a su desalojo en el año 2015 el deterioro se ha agravado y no pueden ser habitadas sin una profunda remodelación, y sería asumir un riesgo sin las garantías necesarias para la integridad de las personas.
  3. La diócesis de Cádiz y Ceuta trabaja intensamente con los emigrantes, a los que socorre en las dos orillas del Estrecho. En el curso pasado atendió cerca de tres millares de migrantes de diversos modos y en sus variadas necesidades.
  4. En la reciente crisis migratoria la iglesia de Ceuta ha estado permanentemente presente, desde el inicio, atendiendo con ayuda humanitaria a los emigrantes, tanto adultos como menores, y en permanente colaboración con las autoridades de la ciudad. Tanto la Delegación de Migrantes con sus trabajadores en sus instalaciones como Cáritas Diocesana han socorrido a diario a centenares de emigrantes. Durante muchos días los voluntarios han repartido 600 y hasta 700 bolsas de comida, y se ha hecho una llamada a colaborar en la que han participado personalmente o con sus numerosos bienes, también de Cádiz y de otras diócesis.
  5. Esta actividad ha sido alentada y acompañada desde el primer momento por el Sr. Obispo que se ha desplazado tres veces en un mismo mes a la ciudad y se ha reunido con los equipos y hecho presente en las actividades, incluso en el reparto de alimentos, siempre en continua comunicación con las autoridades locales así como con Cáritas Nacional y el Departamento de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española.

Comentarios