La Ciudad

Así es el 'Bombardier' 415, el avión anfibio que ayudó a salvar García Aldave

image0

Realizó 33 descargas, a las que se sumarían las 25 efectuadas por el helicóptero KZ0. 

 

Con un total de 33 descargas, a las que se les sumó las 25 efectuadas por el helicóptero K20, el ‘Bombardier’ 415 de la UME se convirtió este viernes en uno de los principales protagonistas en la lucha contra las llamas que devoraban García Aldave.

La imagen cedida por el Ejército del Aire que ilustra esta noticia se refleja la colaboración prestada por los medios aéreos solicitados por la Ciudad para hacer frente al incendio forestal. A vista de pájaro se conoce por dentro a este avión anfibio con 5.000 CV de potencia y capaz de recoger hasta 6.137 litros en una sola toma de agua.

El agua puede recogerse durante el amerizaje mediante dos sondas retráctiles montadas tras el rediente de la quilla, operación que debe hacerse en movimiento, mientras el avión navega sobre la superficie del agua a unos 60-70 nudos. Esto permite el completo llenado de los depósitos en tan sólo 12 segundos, para lo que se necesita una distancia de entre 610 y 1067 metros, dependiendo de factores variables como las condiciones del viento, la temperatura ambiente, el peso de la aeronave o la altitud a la que se encuentra la zona de amerizaje. El área para la carga de agua debe tener una profundidad mínima de 112 centímetros, y en el caso del mar no es seguro realizar la maniobra con olas de más de sesenta centímetros de altura. Tras esta maniobra, el agua almacenada puede mezclarse con agentes químicos que mejoran la capacidad extintora o retardante de la descarga, que se realiza sobre el área del incendio sin necesidad de regresar a la base hasta el ocaso o el repostaje de combustible. Dependiendo de la proximidad entre el punto de carga y el fuego, un CL-415 puede llegar a efectuar hasta 80 descargas en un periodo de 4 horas y media.

El diseño del CL-415 surgió por los requerimientos de un avión anfibio contraincendios capaz de detectar y combatir incendios forestales. El avión se ha construido pensando en su fiabilidad y longevidad, por lo que se han utilizado materiales anticorrosivos. El CL-415 también se ha usado en misiones SAR y guardacostas.

En la actualidad el Ejército del Aire cuenta con tres aviones ‘Bombardier’ CL-415, además del modelo ‘Canadair’ CL-215-T, también destinado a la lucha contra incendios.

Comentarios